7 marzo, 2018

El 8 de marzo, las mujeres y los hombres.

El 8 de marzo es el día designado por la ONU para visibilizar la desigualdad existente entre mujeres y hombres. En todo el mundo. Ya que no existe ningún país que haya conseguido la igualdad real entre mujeres y hombres.

Manifestación mujeres Washington

Vlad Tchompalov

Las mujeres, los hombres y los datos.

Podríamos pensar que la desigualdad se da en otros países. Que en España existen leyes que prohíben la discriminación por razón de sexo. Entonces… ¿de qué hablamos cuando decimos que hay desigualdad? Pues a las siguientes realidades:

1) La brecha salarial de género, tanto ajustada como sin ajustar, se puede situar en el entorno del 20%, según la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Conde Ruíz, Marra, 2016. Gender GAP).

2) Las responsabilidades del cuidado y educación de los hijos y del trabajo doméstico en el seno de la familia son compartidas desigualmente por hombres y mujeres. Las mujeres dedican más del doble de horas que los hombres al trabajo no remunerado -que suele ser el doméstico- cuando trabajan a media jornada, y casi el doble cuando trabajan a jornada completa (datos de la Encuesta Nacional de Condiciones del Trabajo 2015).

3) La segregación vertical o el famoso techo de cristal en España muestra que las mujeres solamente ocupan el 31,4% de los puestos de gerencia en las organizaciones, según datos de la Encuesta de Población Activa. IV Trimestre 2017.

4) El acoso sexual. Una de cada dos mujeres (55 %) en la UE ha sido víctima de acoso sexual al menos en una ocasión desde los 15 años, según la Agencia Europea de Derechos Fundamentales en su estudio Violencia de Género contra las mujeres: una encuesta a escala en la UE.

5) La violencia de género, responsable de la muerte de 49 mujeres en nuestro país en 2017 y unas 652 en los últimos 10 años (datos oficiales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad).

La huelga feminista.

Que el movimiento feminista resuene tanto en los últimos años, es una gran noticia. Lo es porque es la única herramienta con la que contamos para luchar por la igualdad. ¿Y por qué tenemos que luchar? Porque tenemos un sistema político, económico, religioso, social que es patriarcal. Que significa que ha sido creado por y para hombres. Y que a pesar de que recientemente a nivel estructural (leyes, normas, códigos…) se hayan igualado nuestros derechos, la práctica no cambia la tendencia de siglos.

Los datos que hemos mostrado son justificación más que suficiente para que el mundo se pare. Porque sin mujeres, el mundo se para. Esa es la razón de la huelga feminista convocada para el mismo día.

El 8 marzo nos encontramos la mayor convocatoria hasta la fecha de huelga de mujeres a nivel mundial. Y parece que va a ser ampliamente secundada. Y no es para menos. Tan solo las personas unidas podemos acabar con las desigualdades en el mundo.

¿Y los hombres? ¿qué tienen que hacer el 8 de marzo?

La huelga feminista y los hombres

El feminismo es el movimiento que lucha por la igualdad. Cuando se desconoce este significado a veces se tiende a pensar que las feministas tenemos algo en contra de los hombres. Lo normal sería que todo el mundo se considerara feminista a no ser que estuviera abiertamente posicionado en contra de la igualdad. Esto incluye a los hombres. Además, el patriarcado también os oprime, chicos. No os deja vestir de rosa sin parecer ridículos. Ni mostrar vuestros sentimientos sin que se cuestione vuestra masculinidad. Ni decir abiertamente que no queréis luchar en ninguna guerra/pelea que no habéis elegido. Por eso también luchamos.

La huelga feminista pide que las mujeres paren de trabajar, consumir y cuidar durante 24 horas. Los cuidados han sido tradicionalmente nuestro campo y tienden a no ser muy valorados. Por eso es muy importante que esta parte también se practique. Imaginaros los millones de hogares donde esa madre/tía/abuela no vaya a preparar la comida este día.

El papel de los hombres este 8 de marzo es apoyar a vuestras compañeras, madres, hijas, hermanas, colegas. Es asumir los cuidados de la casa, de la descendencia y la ascendencia. Es ir a trabajar para que nosotras podamos manifestarnos. Es decirnos, ¡adelante compañeras!. De esto salimos juntos. Es preocuparse por saber más y mejor como acabar con este sistema que tanto daño nos hace.

¿Y el resto de los días? Es dejar de reírse de chistes sexistas y decir abiertamente que no tienen gracia. No ver a las mujeres como meros objetos sexuales y recriminar a los hombres que se comporten así. Es salirse de grupos en los que se utilizan imágenes/memes/vídeos que ridiculicen y/o sexualicen a las mujeres. Y decirlo. Y decriles a los amigotes que os da vergüenza cuando hacen esas cosas. Cambiar el mundo es responsabilidad de todas y cada una de las personas que lo habitan. Desde nuestro entorno más cercano. Desde nuestro día a día.

1 Comment
  • Olalla García, 7 marzo, 2018 Responder

    Bravo! No se puede explicar mejor!


Leave A Comment

Deja un comentario