• Background Image

    EL BLOG DE intheMOVE

    Inversión Socialmente Responsable

15 enero, 2015

ISR. Inversión consciente y consecuente

Siguiendo con la nueva línea editorial de intheMOVE, comenzamos con ISR. Inversión consciente y consecuente a publicar una serie de artículos divulgativos vinculados a la sostenibilidad y a la responsabilidad social. Tomando como inspiración lo afirmado por Juan Royo, en la entrevista publicada el pasado viernes 9 de enero en nuestro blog, “si no hay cultura financiera, difícil es que haya cultura en ISR”, plantemos un breve artículo sobre qué entendemos por ISR.

Fotografía: James Scott

Fotografía: James Scott

¿QUÉ ES INVERSIÓN SOCIALMENTE RESPONSABLE?

Por Inversión Socialmente Responsable se entiende aquella que incorpora consideraciones éticas, sociales o medioambientales a las financieras en la toma de decisiones de inversión, tanto por la empresa como por los agentes inversores externos. Eurosif, entidad formada por los foros de inversión social de Francia, Alemania, Italia, Holanda, Reino Unido, Bélgica, España y Suiza; añade a estos aspectos sociales, ambientales y éticos, cuestiones relacionadas con el gobierno corporativo como parte de este amplio grupo de aspectos extra-financieros.

 

ISR. ¿UN CONCEPTO ACTUAL?

Aunque es un término aún desconocido para gran parte de la ciudadanía, los orígenes de la ISR se remontan a los años 50, en donde grupos religiosos norteamericanos empiezan a aplicar políticas de inversión que discriminaban actividades como la producción de tabaco y alcohol, y las vinculadas a la industria del juego, actividades que, de acuerdo con su forma de pensar, no eran las apropiadas para la sociedad. Estas motivaciones religiosas, se transformaron en motivaciones sociales, por ejemplo, en la década de los 80 cuando se utilizaron de nuevo estas inversiones contra la política de apartheid practicada por el gobierno de Sudáfrica.

En Europa, no es hasta la década de los 80 cuando empieza a desarrollarse el mercado de los fondos socialmente responsables, aunque en 1965 se lanza el primer fondo ético en Suecia, el Ansvar Aktiefond Svering, consolidándose posteriormente en la década de los 90. El primer fondo ético en Reino Unido, el Friends Provident Stewardship fue lanzado al mercado en 1984. Reino Unido es el país donde el mercado de la ISR se encuentra más, aunque es Suecia donde hay un mayor porcentaje de inversión socialmente responsable por habitante. En España, a día de hoy, la ISR no está desarrollada en gran medida.

EL PAPEL DE LOS GRANDES Y PEQUEÑOS INVERSORES ANTE LA ISR

Recientemente, el Club de Excelencia en Sostenibilidad, en colaboración con Georgeson y Funds People ha publicado el estudio Expectativas de los Inversores Institucionales en materia social, ambiental y de orden ético sobre las compañías cotizadas españolas. Los resultados de esta investigación muestran que pone de manifiesto las grandes diferencias existentes entre las decisiones de los inversores institucionales extranjeros y nacionales, lo que ha provocado que el grado de avance de la ISR en España respecto a Estados Unidos y el Norte de Europa sea muy desigual. Además, el informe identifica los temas de mayor preocupación por parte de los inversores institucionales analizados, que son, principalmente: Derechos Humanos, Anticorrupción, Cadena de Suministro, Prácticas Laborales, Salud y Seguridad Laboral, Diversidad, Cambio Climático, Gestión del Agua y Gestión de Residuos. En función del sector de actividad de la compañías, existen subtemas que deben ser analizados en profundidad como por ejemplo la lucha contra la obesidad en el sector alimentario, la movilidad sostenible en el sector transporte, los edificios y las ciudades sostenibles en el sector de la construcción o las energías alternativas en el sector eléctrico.

Sin embargo, todo ello parece muy alejado de los inversores particulares. Aunque nada más lejos de la realidad. La ISR vale tanto para los inversores institucionales como para los inversores particulares. El acceso a productos financieros ISR es el mismo que cualquier producto financiero convencional, lo más importante es que a la hora de la búsqueda y selección se debe solicitar información sobre los aspectos ambientales, sociales y éticos que son cubiertos por dichos productos. Dicha información puede ser solicitada a la entidad financiera de confianza para el inversor, o bien acudiendo a fuentes especializadas. Concretamente, en España, SPAINSIF, en colaboración con VDOS Stochastics, ha creado una base de datos sobre fondos comercializados en España que su proceso de inversión se rige por criterios ISR, según la propia declaración de quienes los comercializan. Se puede consultar más información aquí.

INSTRUMENTOS DE ISR

Existen diferentes instrumentos para poder ejecutar una inversión socialmente responsable. Entre los más importantes destacamos:

  • Los fondos de inversión y de pensiones socialmente responsables, que tienen como objetivo dirigir el ahorro hacia las empresas u organizaciones que, de acuerdo con unas ideas, cumplan con los criterios valorativos y/o negativos en él reflejados. No se debe confundir los fondos socialmente responsables con los fondos solidarios, éstos destinan un porcentaje de la comisión de gestión a determinadas entidades benéficas o no gubernamentales, pero sin embargo no cumplen determinados criterios a la hora de seleccionar sus inversiones.
  • Los fondos rotatorios que conceden préstamos directos a personas o grupos, normalmente excluidos del acceso al crédito. Los resultados obtenidos con éstos préstamos se reutilizan en nuevos proyectos, con un importante efecto multiplicador sobre el desarrollo.
  • Los fondos de garantía sirven de apoyo para la obtención de crédito por parte de colectivos excluidos.
  • Microcréditos, créditos de reducida cuantía destinados al establecimiento o crecimiento de microempresas.

Dentro de los productos ISR también se incluye también el modelo de banca ética. Por banca ética se entiende aquellas entidades financieras que gestionan el dinero que reciben de sus clientes destinándolo a inversiones y proyectos siguiendo criterios ambientales, sociales, éticos y de buen gobierno, buscando una rentabilidad tanto financiera como social. El primer caso de banca ética surgió en 1976, el Grameen Bank de Bangladesh. Fundado por el profesor universitario de economía Muhammad Yunus tras quedar impactado por la terrible hambruna que golpeó la India en 1974, esta entidad es actualmente el quinto banco del país, con más de 10.000 empleados, con un volumen de actividad de 1.500 millones de dólares y con una tasa de mora de sólo el 2%. La filosofía del Grameen Bank se basa en la financiación de actividades mediante microcréditos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE ISR EN…

Animamos a las personas que estén interesadas en ampliar conocimientos sobre la ISR a consultar:

9 enero, 2015

Juan Royo: “Si no hay cultura financiera, difícil es que haya cultura en ISR”

intheMOVE quiere comenzar el 2015 con novedades. Por esta razón, va a transformar su blog para convertirlo en una herramienta de referencia en contenidos en responsabilidad social, fomentando el debate, la reflexión y la discusión sobre cómo la responsabilidad social puede ayudar a las organizaciones a desarrollar prácticas más sostenibles, a la vez que rentabilizan sus actividades.

Estamos encantadas de inaugurar esta nueva etapa contando con la colaboración de una de las voces más escuchadas en nuestro país en materia de sostenibilidad, Juan Royo. Juan es economista especializado en RS y reputación, siendo una de las personas más influyentes en redes sociales en materia de RS a nivel nacional e internacional, como así lo indica SustMeme CSR & Business. Podríamos seguir enumerando la larga lista de iniciativas y entidades con las que colabora pero lo que realmente nos interesa es conocer la opinión de Juan. Así que, ¡vamos a ello!

Juan Royo impartiendo el Taller RSC, industria cultural y emprendedores, en Santiago de Compostela. Fotografía: Óscar Corral

Juan Royo impartiendo el Taller RSC, industria cultural y emprendedores. Cidade da Cultura, octubre de 2014. Fotografía: Óscar Corral

intheMOVE – Noelia: ¿Cuándo decide un economista que comenzó su carrera profesional como asesor financiero dar el salto y dedicarse a la RS?

Juan: En 1999 cuando obtengo una plaza como profesor asociado en la Universidad de Zaragoza y comienzo a investigar sobre la Inversión Socialmente Responsable. Ese mismo año desde la Sociedad de Valores y Bolsa en la que trabajaba y junto con la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) lanzamos el primer fondo de inversión RSC y solidario inscrito en la CNMV.

intheMOVE – Noelia: Existen múltiples definiciones sobre lo qué es responsabilidad social de las empresas. Podemos encontrar la promovida por la Unión Europea en su Libro Verde sobre RSE o en su nueva Estrategia Renovada de RSE 2011-2014, la formulada por el CERSE…etc. Pero, ¿qué significa responsabilidad social para Juan Royo?

Juan: Coherencia, equilibrio, desarrollo sostenible, inteligencia corporativa…

intheMOVE – Noelia: ¿Cuáles crees que son los avances más significativos en materia de RS que han desarrollado en estos últimos cinco años las empresas en España?

Juan: Desde luego la transparencia. Los avances han sido impresionantes a pesar del pesimismo de muchos y del escepticismo de otros tantos.

intheMOVE – NOELIA: En mucho foros sobre esta temática se habla de que el contexto económico por el que hemos pasado (y aún estamos pasando) ha servido para desenmascarar a muchas empresas que realizaban actividades de RS como herramienta de imagen corporativa y, solamente las que las tenían integradas en su estrategia de negocio son las que a día de hoy siguen apostando por ello. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Juan: Efectivamente. No todas las empresas que dicen que son RSC lo son y muchas que no dicen que son RSC, lo son. Quienes se apuntaron a la moda del marketing verde, quienes comunicaban su solidaridad como mero reclamo publicitario, quienes publicaban sus Memorias de RSC sin un planteamiento estratégico han visto como se desvelaban sus vergüenzas. El efecto ha sido pernicioso para ellos, por supuesto.

intheMOVE – Noelia: Con la nueva Directiva Europea de Reporte de Información No Financiera para grandes empresas se abrió de nuevo el (parece que eterno) debate de la voluntariedad de la RS. ¿Consideras que la RS funciona sin estar regulada o que la voluntariedad es un escollo difícil de superar?

Juan: Sigo pensando en que debe ser voluntaria. Estoy tan convencido de los beneficios de la RSC que pienso que obligar a implantar políticas de RSC a las empresas es casi lo mismo que exigirles tener beneficios. Otra cosa es homogeneizar los modelos de información contable y extracontable y aquí las memorias de RSC juegan un papel fundamental. Las Memorias RSC deberían ser obligatorias de la misma manera que lo es la memoria tradicional, el balance de situación y la cuenta de pérdidas y ganancias.

intheMOVE – Noelia: Otro de los puntos en los cuales confluyen muchas discusiones es que la RS compete solamente a las grandes empresas. Pero, realmente, en responsabilidad social, ¿el tamaño importa?

Juan: Una empresa grande, posiblemente conlleve una mayor complejidad contable a la hora de retratar su imagen fiel y una pyme, posiblemente, será más sencilla. En cualquier caso, hay que pararse a pensar y hay que dedicar tiempo y esfuerzo a ver si el modo en el que estás trabajando y gestionando tus riesgos es el adecuado, seas una empresa pequeña o una grande. Todas las empresas que deseen visibilizar una estrategia a medio plazo deberían optar por la RSC como herramienta de gestión. Pero también las ONG y administraciones públicas. La Guardia Civil, por ejemplo, ha sido el primer cuerpo policial en elaborar su memoria de Responsabilidad Social Corporativa.

intheMOVE – Noelia: ¿Cómo dirías que es el perfil de empresa socialmente responsable en España?

Juan: Sigue habiendo grandes diferencias. Memorias muy pobres frente a otras muy trabajadas. Entre estas últimas la de Javierre (empresa aragonesa de excavación, demolición y servicios) es un grato ejemplo.

intheMOVE – Noelia: ¿Consideras que la nueva Estrategia Española de RSE servirá para impulsar su desarrollo dentro del tejido empresarial español?

Juan: Soy más del pasito a pasito. Me mareo solo de pensar en tanta Estrategia, comisiones de estudio, planes de implantación, reglamentos, directivas y recomendaciones. Confío más en el sentido común, en pensar que la RSC genera valor para todos.

intheMOVE – Noelia: Juan es experto en Inversión Socialmente Responsable-ISR. ¿Consideras que los inversores españoles están demandando información sobre los criterios de RS que acompañan a sus productos financieros?

Juan: Los inversores minoristas adolecen de cultura financiera y la que han adquirido ha sido a base de palos (burbujas, subidas de tipos de interés, subprimes, clausulas suelo, preferentes, quiebras piramidales, derivados financieros). Si no hay cultura financiera, difícil es que haya cultura en ISR. Por eso la pelota está en el tejado de las grandes gestoras. Si ya se gestiona de forma RSC los grandes Planes de pensiones de empleo de las grandes multinacionales españolas ¿Por qué no se hace lo mismo con el resto de instituciones de inversión colectiva? Les falta valentía, pienso.

intheMOVE – Noelia: ¿Cuáles crees que serán las tendencias en materia de ISR en el 2015?

Juan: La serendipia. Después de 15 años dándome cabezazos no me queda otra que esperar que una entidad bancaria española apueste decididamente por la ISR, tenga un éxito monumental, tanto en rentabilidad como en captación de clientes y empuje al resto de entidades a seguir con la misma política de gestión.

intheMOVE – Noelia: Como persona muy vinculada al mundo universitario, ¿cómo ves el papel de las universidades españolas en relación a la promoción de la responsabilidad social? ¿Deberían integrarla en todas sus dimensiones: docencia, investigación, gestión y participación en la comunidad, o crees que alguna de ellas tiene un peso más importante?

Juan: La Universidad no es un buen ejemplo en materia de RSC. La politización, la opacidad, la burocracia, la falta de sensibilidad con su entorno o la escasa flexibilidad son algunos de sus males endémicos. La obsesión de los profesores por estampar su firma en publicaciones científicas es patológica… Por no hablar de que a la actividad de la enseñanza se le denomina “carga” docente. Todo una declaración de cuáles son los verdaderos intereses de la Universidad.

intheMOVE – Noelia: No podemos dejar pasar la oportunidad de hablar con Juan de otra de sus grandes pasiones, el comic. Creo que Juan está acostumbrado a que le pregunten por la parte de crítica o creación artística. Pero y si juntamos ambas pasiones, comic y RS, ¿cómo se percibe la gestión de impactos a lo largo de la cadena de valor del comic: ilustrador-editor-industria-logística y transporte-distribución y venta? ¿Es la industria del comic una industria responsable?

Juan: Poco a poco los autores van tomando las riendas del proceso total de su obra bien para asumir cada vez más responsabilidades, bien para delegarlas pero entendiendo cuales son las funciones que deben acometer cada responsable y cuál debe ser su remuneración. Sigue habiendo grandes diferencias entre los autores que trabajan para mercados consolidados como Estados Unidos y aquellos cuya obra se publica en España porque los tamaños de ambas industrias son muy diferentes. El cómic on line genera polémica, por supuesto, pero estoy convencido que convivirá con la edición impresa y retroalimentará ventas y valor añadido.

¡Muchas gracias Juan por compartir tus opiniones con todos nosotros! Nos vemos en Zaragoza, recordemos a todos nuestros lectores que allí se celebra el 4º Congreso Nacional de RSE e intheMOVE no se lo va a perder.

 

 

7 noviembre, 2014

Innovación social: otro mundo es posible.

En las últimas semanas hemos estado sumergidas en el maravilloso mundo de la innovación social y queremos compartir con vosotros nuestra experiencia.

“La innovación social puede ser definida como el desarrollo e implementación de nuevas  ideas (productos, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades sociales, crear  nuevas relaciones sociales y ofrecer mejores resultados. Sirve de respuesta a las  demandas sociales que afectan al proceso de interacción social, dirigiéndose a mejorar  el bienestar humano” (U.E)

Hace tres semanas, participamos como formadoras, junto con otros colaboradores, en un curso de gestión de proyectos de innovación social co-financiado por el FSE, la Xunta de Galicia y la Rede Eusumo y que tuvo lugar en la Confederación de Empresarios de A Coruña. Un grupo de 12 personas con inquietudes en este campo, participaron en un taller de 10 horas de formación eminentemente práctica en el cual partiendo de un pequeño marco teórico, pudimos experimentar todas las fases de creación y puesta en marcha de un proyecto de innovación social.

La semana pasada, moderamos un panel de innovación social  en el foro de “Liderazgo y emprendimiento en femenino” de la asociación Executivas de Galicia en el incomparable marco del Museo del Mar en Vigo, con la participación de Noelia L. Vázquez, como directora adjunta del Grupo Sacendi de atención a mayores, Mónica Grau, investigadora en el campo de igualdad del Instituto de Innovación Social del ESADE, y Nuria Varela-Portas, de Pazo de Vilane.

Gracias a estas participaciones, podemos decir que la mejor manera de entender la innovación social es como un proceso capaz de generar alternativos modelos en los cuales se integre a la sociedad. Esta mera reflexión acerca de cómo desafiar al Status Quo  y conocer experiencias prácticas, puede resultar mucho más interesante que los resultados de los mismos, acercando el pensamiento crítico  en torno a cómo satisfacer necesidades colectivas desde un punto de vista diferente, permitiendo a los agentes involucrarse y  empoderar, así,  el cambio actitudinal necesario para los desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad.

Y es que toda esta nuevsocialenterprisea, y no tan nueva, terminología que rodea a la economía social, las empresas sociales, la innovación social, y todos aquellos procesos democráticos y participativos que buscan como fin último la justicia social actuando desde el sector público, privado y/o mixto, atendiendo a diversas formas de relación, organización y constitución legal dependiendo del país dónde se desarrollen; no dejan de ser las maneras tradicionales de colaboración, cooperación y ayuda mutua que siempre han existido entre los seres humanos.  Hoy en día, con mayor razón, estas voces revindican con fuerza la necesidad de contar con modelos alternativos a la mera maximización de beneficios de un sistema que ha demostrado no ser capaz de satisfacer las necesidades de una sociedad global, cada vez más consciente y demandante de los derechos humanos básicos y la verdadera calidad de vida fuera del consumismo imperante.

Desde intheMOVE, estamos convencidas de que este cambio es posible, que las empresas sólo necesitan reconectar con sus valores básicos y asumir su responsabilidad como entidades que se desarrollan en un contexto global, influenciando y siendo influenciadas en cada una de sus decisiones y acciones a desarrollar.

15 abril, 2014

Porque nuestro dinero lo vale… Inversión Socialmente Responsable

El próximo viernes 25 de abril tendrá lugar en Santiago de Compostela una jornada sobre inversión responsable, y desde intheMOVE no hemos querido dejar pasar esta oportunidad para acercar a todos vosotros qué es la inversión socialmente responsable y qué papel podemos jugar cada uno de nosotros a la hora de realizar una inversión.

La inversión socialmente responsable (ISR) es aquélla que incorpora consideraciones éticas, sociales o medioambientales a las financieras en la toma de decisiones de inversión, tanto por la empresa como por los agentes inversores externos. Esta filosofía de inversión permite a los ahorradores ser congruentes con su modo de pensar, ya que indirectamente es responsable de los impactos (positivos o negativos) que ese dinero pueda generar en la sociedad. Para el Social Investment Forum, organización estadounidense cuyo objetivo es promover el concepto, práctica y desarrollo de la ISR, la inversión socialmente responsable consiste en la integración de los valores personales y de las preocupaciones sociales en las decisiones de inversión. 

isr

Así, el compromiso del inversor socialmente responsable puede consistir en la simple exclusión o inclusión de determinadas empresas a la hora de escoger sus inversiones, como hacen la mayor parte de los fondos de inversión y fondos de pensiones socialmente responsables, o suponer una implicación más directa, con mecanismos de presión accionarial o vehículos de inversión que primen el desarrollo social y sostenible de determinadas comunidades, participando con capital o con crédito en proyectos, empresas o bancos que apoyan dichas comunidades.

Los principales instrumentos para realizar una inversión socialmente responsable son:

  1. Los fondos de inversión y de pensiones socialmente responsables, que tienen como objetivo dirigir el ahorro hacia las empresas u organizaciones que, de acuerdo con unas ideas, cumplan con los criterios valorativos y/o negativos en él reflejados. No se debe confundir los fondos socialmente responsables con los fondos solidarios, éstos destinan  un porcentaje de la comisión de gestión a determinadas entidades benéficas o no gubernamentales, pero sin embargo no cumplen determinados criterios a la hora de seleccionar sus inversiones.
  2. Los fondos rotatorios que conceden préstamos directos a personas o grupos, normalmente excluidos del acceso al crédito. Los resultados obtenidos con éstos préstamos se reutilizan en nuevos proyectos, con un importante efecto multiplicador sobre el desarrollo.
  3. Los fondos de garantía sirven de apoyo para la obtención de crédito por parte de colectivos excluidos.
  4. Microcréditos, créditos de reducida cuantía destinados al establecimiento o crecimiento de microempresas.

Dentro de los productos ISR también se incluye también el modelo de banca ética. Por banca ética se entiende aquellas entidades financieras que gestionan el dinero que reciben de sus clientes destinándolo a inversiones y proyectos siguiendo criterios ambientales, sociales, éticos y de buen gobierno, buscando una rentabilidad tanto financiera como social. El primer caso de banca ética surgió en 1976, el Grameen Bank de Bangladesh. Fundado por el profesor universitario de economía Muhammad Yunus tras quedar impactado por la terrible hambruna que golpeó la India en 1974, esta entidad es actualmente el quinto banco del país, con más de 10.000 empleados, con un volumen de actividad de 1.500 millones de dólares y con una tasa de mora de sólo el 2%. La filosofía del Grameen Bank se basa en la financiación de actividades mediante microcréditos.

Los productos financieros socialmente responsables se adquieren igual que cualquier otro producto financiero. Por tanto, a la hora de invertir nuestros ahorros en este tipo de productos solamente tendremos que especificar que queremos conocer en qué se invierte e identificar si lo hace en proyectos socialmente responsables. Fácil, ¿no?. ¿Nos animamos a invertir así nuestros ahorros? Porque nuestro dinero lo vale… inversión socialmente responsable.