• Background Image

    EL BLOG DE intheMOVE

    Justicia social

8 marzo, 2017

Reflexiones en torno al feminismo un 8 de marzo cualquiera

La violencia ejercida contra niñas y mujeres, así como las desigualdades tanto institucionales como estructurales existentes a nivel mundial, hacen del género femenino el colectivo discriminado más amplio de la humanidad. Aproximadamente el 50% de las personas sufren de discriminación por el mero hecho de ser mujeres.

La ONU estima que 1 de cada 3 mujeres sufrirá violencia a lo largo de su vida. A pesar de que en la educación primaria existe casi la paridad en número de niñas y niños en todo el mundo en cuanto a la formación, la brecha va en aumento a medida que subimos en niveles tanto de estudios como salariales y de responsabilidad. La brecha de género es una realidad en todos los países del mundo, y los medios de comunicación no hacen si no repetir los estereotipos que perpetúan estas realidades.

El Día Internacional de la Mujer es un día mundial para recordar los logros sociales, económicos, culturales y políticos de la mujer gracias a las feministas que han luchado por ellos; y, por otro lado, revindicar la desigualdad que aún sigue existiendo en pleno S.XXI a nivel mundial. La Comisión Europea nos alerta de que los avances hacia la igualdad de género en la UE son demasiado lentos, evaluando que, al ritmo actual, costará unos 70 años lograr la igualdad salarial entre hombres y mujeres, y en España esta estimación asciende a 169 años. ¡169 años!

No obstante, y a pesar de que los datos son claros y hablan por sí solos, este mismo sistema que oprime y segrega a la mujer, también ciega a la gran mayoría de personas (sin importar género, etnia, origen o clase) en el entendimiento de que el mundo en el que vivimos ha sido creado por y para hombres (en concreto hombres blancos heterosexuales con poder y dinero) y que nosotras ni participamos en ese diseño, ni se esperaba que formáramos parte de él. Llegamos a la fuerza, porque rara vez el grupo dominante está dispuesto a compartiFeministasr sus privilegios, y menos aún, renunciar a ellos. Para que las mujeres podamos estar en la situación en la que nos encontramos a día de hoy, el feminismo ha tenido que pelear por todos y cada uno de los derechos que a día de hoy nos acercan a la figura masculina. Según la RAE, el feminismo se define como la: “Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.”

El feminismo en estos días gana tantas adeptas como detractores. Es cierto que cada vez más hombres comparten e incluso se manifiestan abiertamente feministas, pero lo cierto es que existe una creciente y peligrosa hornada de misoginia que contraataca vehementemente. Esta nueva ola de misoginia pretende desacreditar al feminismo y a las feministas bajo la premisa de que la igualdad ya está conseguida, y el feminismo sólo pretende una absurda lucha de géneros por el que la mujer quiere imponerse al hombre, estar por encima, tener más derechos. Esto es, que el feminismo es el equivalente al machismo. ¿Cómo no va a existir desigualdad si el movimiento que lucha por la igualdad se compara con el que la genera la desigualdad?

Hace una semana las redes sociales se incendiaban con las declaraciones de un Eurodiputado Polaco que afirmó que “las mujeres deben ganar menos porque son menos inteligentes”. El problema no es que este señor haya dicho esta barbaridad, el problema es que este señor ha verbalizado lo que otros muchos, y algunas otras, piensan. El peligro de la falsa percepción de igualdad, y la falta de entendimiento de la perspectiva de género, es precisamente este discurso: “Si las mujeres ya tenéis los mismos derechos, tenéis el mismo nivel de estudios y no llegáis a directivas ni presidentas ni puestos de responsabilidad o estáis más en paro que los hombres, es porque no sois capaces, porque no queréis sacrificar vuestros privilegios de princesas mantenidas, porque no sois los suficientemente buenas, porque sois menos inteligentes…etc.”. Disertación muchas veces enunciada, o insinuada, por mujeres que se encuentran en una buena posición y consideran que es gracias a su trayectoria y mérito, sin tener en cuenta sus circunstancias que forman parte de que hayan llegado a esa buena posición, considerando que si las demás no lo hacen, bien es porque no quieren sacrificarse, bien porque no pueden por incapacidad.

Desde intheMOVE queremos, esperamos y aspiramos a contribuir con nuestro granito de arena para acabar con esta ceguera colectiva, con esta falsa percepción de igualdad, con esta confusión de términos. Si no eres machista, lo único que puede ser es feminista, así que profundiza en su significado, en la comprensión del macrocontexto y ayúdanos a acabar con esta injusta discriminación del 50% de la población mundial, comprendiendo que el único radicalismo de este movimiento es, en palabras de Ángela Davis: “[el feminismo es] la idea radical que sostiene que las mujeres somos personas”.

 

 

 

 

 

25 enero, 2016

Visto de naranja porque quiero una vida sin violencia de ningún tipo y en la que todas las personas tenga la oportunidad de tener una vida digna de ser vivida.

La campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas, administrada por ONU Mujeres, ha proclamado el día 25 de cada mes como “Día Naranja”: un día para actuar a favor de generar conciencia y prevenir la violencia contra mujeres y niñas.

Desde intheMOVE llevamos dos años realizando una entrevista todos los meses a mujeres con una gran trayectoria profesional. Hasta ahora, cada mes entrevistábamos a una mujer de un ámbito profesional diverso y relacionado con los objetivos de la ONU Mujeres y la conmemoración del 20 aniversario de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, analizandos las 12 esferas de especial preocupación. Sin embargo, este año hemos decidido centrarnos en temas emergentes, sobre los que no se habla tanto y en los que la mujeres no sólo desempeñan un importante rol, sino que existen toda una serie de condicionantes relacionados con el género que hacen que sus vivencias en estos temas se vean directamente influenciadas por el hecho de ser mujeres.

Hoy queremos hablaros de Emprendimiento Social en femenino y para hacerlo contamos con Monica Grau Sarabia (@monicagrau) Investigadora del Instituto de Innovación Social de ESADE Business and Law School y Directora de WISE.

Hola Mónica! Podrías hablarnos un poco de tu formación y trayectoria profesional? ¿Qué fue lo que te llevó a especializarte en temas de género y emprendimiento?

Pues yo soy una psicóloga que siempre se interesó en la construcción de la identidad de la persona a través de la interacción con otras personas es decir, en sociedad; lo que se conoce como psicología social. Desde siempre me llamó mucho la atención como el “entorno laboral” puede convertirse en un espacio desarrollo personal y no solo una fuente de recursos económicos. Después de mis estudios en Valencia, pasé dos años en la Université Paul Valerie de Montpellier donde terminé la carrera Psicología, y de allí decidí hacer un Master en Desarrollo en el Institute for Development Policy and Management de la University de Manchester.

Después de trabajar en Londres como investigadora volví a España y me asenté en Barcelona, donde estuve unos años trabajando como consultora en Desarrollo Personal y Organizacional. Para entonces ya estaba muy interesada en la diferencia existente entre mujeres y hombres en la sociedad y sobre todo en el mundo de los negocios, por lo que me replantee mi carrera profesional y quise redirigirla a estudiar las causas de tal situación y también a participar, en la medida de mis posibilidades, como agente de cambio. Mi propia experiencia de emprendedora, trabajando a cuenta propia, y buscando las posibilidades de crear el entorno de trabajo que me ayudara a desarrollarme y ser feliz, me ayudó a entender que el emprendimiento a pesar de ser una opción de alto riesgo es una vía de desarrollo para tantas mujeres que no encuentran las oportunidades laborales deseadas dentro de estructuras empresariales establecidas.

Mi trabajo de investigación en mi tesis doctoral Deconstruyendo el Business por la equidad entre mujeres y hombres y de investigadora en el Instituto de Innovación Social, especialmente como Directora del proyecto Europeo WISE- Women Innovators for Social Business in Europe me permiten dedicarme a los dos objetivos que más me satisfacen; el estudio de las razones que nos han llevado a la falta de equidad y por otra parte los mecanismos que nos pueden ayudar a alcanzar una ciudadanía igualitaria para todas las personas.

¿Podrías definirnos qué es para ti el emprendimiento social?

Sin querer entrar en discusiones demasiado académicas, para mí es el proceso a través del cual se identifica un reto social y se busca una solución a éste a través de un modelo empresarial sostenible en el tiempo.

¿Son los mismo emprendimiento social e innovación social?

Esta pregunta también puede parecer sencilla sin embargo no está exenta de abundante discusión a nivel teórico. Sin embargo podemos decir que muchos académicos estarán de acuerdo en afirmar que innovación social es el paradigma dentro del cual se desarrolla el emprendimiento social. Todo emprendimiento social se supone que es innovación social pero no toda innovación social es emprendimiento social ya que puede formalizarse en modelos de colaboración publico-privada sin animo de lucro por ejemplo.

¿Qué papel juegan las mujeres en el emprendimiento social?

En primer lugar decir que las mujeres en el emprendimiento social juegan el mismo papel que en cualquier otro espacio público de la vida social, somos el 50% de la población y por tanto es esperable que estemos ahí al mismo nivel que los hombres.

En segundo lugar, podemos decir que desde una perspectiva de género el emprendimiento social ofrece a las mujeres la oportunidad de desarrollar actividades que tradicionalmente han desarrollado en el ámbito privado sin estar socialmente reconocidas o económicamente retribuidas, ahora en un formato empresarial.  El trabajo  de la mujer con valor social para la comunidad es algo que parece haber existido en casi todas las sociedades, aunque siempre se ha considerado más una labor y no un trabajo ya que carecía del elemento monetario.

¿Existen características atribuidas al género femenino que faciliten o dificulten la opción de emprender socialmente para una mujer? ¿Hay más o menos mujeres emprendedoras sociales que hombres? Y en relación con el emprendim“Visto de naranja porque - como “as (3)iento en general, ¿existen diferencias?

Yo que me considero ante todo feminista, creo que debemos ante todo trabajar para alcanzar la equidad de mujeres y hombres como ciudadanos iguales y algún día acabar por completo con el sometimiento de la mujer ante el hombre que desgraciadamente todavía existe aunque no nos resulte agradable aceptarlo. No soy partidaria de enfocar la perspectiva de género a la hora de abordar un tema desde el feminismo de la diferencia, atribuyendo a las cualidades diferenciadoras entre hombres y mujeres, entre otras cosas porque las personas somos muy complejas y las categorías de género ya nos han dado bastante dolores de cabeza. Hablemos de ciudadanos, desde la pluralidad en vez de género en dos categorías presupuestas homogéneas entre ellas.

Cómo comentaba en la pregunta anterior, las mujeres tradicionalmente han desempeñado las tareas del cuidado de la vida y de las condiciones de la vida desde el ámbito privado, siendo este el espacio del no reconocimiento. De ahí si que podemos entender que la orientación hacía tareas “sociales” de las mujeres  arrastra una gran tradición. El factor innovador es que esas tareas se lleven a cabo dentro de un formato empresarial en el que haya una transacción monetaria.

A parte de eso, no creo que existan diferencias significativas entre mujeres y hombres.

¿Cómo es la situación actual para una emprendedora social en España?¿Cuáles son sus mayores desafíos?

Podemos decir que los restos a los que se enfrentan las emprendedoras sociales son los mismos a los de los emprendedores, como por ejemplo encontrar fuentes de financiación adaptadas a las particularidades de las empresas sociales y modelos de negocios que permitan las sostenibilidad de sus empresas.

Adicionalmente, las mujeres tienen retos añadidos a la hora de emprender debido a los prejuicios culturalmente aceptados acerca de lo qué significa ser emprendedor, lo cual supone una serie de características específicas como en primer lugar se piensa en un varón, de media edad, con un perfil competitivo, autónomo, seguro de sí mismo, etc… No encajar en este “formato prestablecido” dificulta a la persona emprendedora el ser identificada por los otros como tal. Por ejemplo, si se trabaja desde la colaboración y se pide mucho asesoramiento puede interpretarse como un signo de “debilidad” y este caso es especialmente importante la hora de encontrar financiación privada.

¿Qué podemos hacer para mejorar estas situaciones que comentas?

Creo que desde dos vías:

  • por una parte trabajar para hacer visible el trabajo de las emprendedoras sociales, para influir en la percepción social de que el modelo de persona emprendedora puede ser diverso, y en estilos, características personales, etc. Y sobre todo que las mujeres son tan emprendedoras como los hombres cuando no tienen que hacer frente a desafíos adicionales a los hombres.
  • Y por otra parte, llevar a cabo lo que se conoce desde la estrategia de perspectiva de género que es la aplicación de políticas positivas que dan a un determinado grupo social, sea minoritario o que históricamente haya sufrido discriminación, un trato preferencial en el acceso o distribución de ciertos recursos o servicios así como acceso a determinados bienes, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de aquellos grupos, y compensarlos por los prejuicios o la discriminación de la que fueron víctimas en el pasado. En el caso de las mujeres emprendedoras sociales, más herramientas de desarrollo a través de la formación, mentoring o coaching y más accesibilidad a recursos de financiación.

 Y ya por último, completa la siguiente frase: Visto de naranja porque… quiero una vida sin violencia de ningún tipo y en la que todas las personas tenga la oportunidad de tener una vida digna de ser vivida.

¡Muchas gracias Mónica!

25 noviembre, 2015

“Visto de naranja porque la lucha contra la Violencia Machista es una cuestión de Estado. Y es una responsabilidad política, social e individual.”

La campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas, administrada por ONU Mujeres, ha proclamado el día 25 de cada mes como “Día Naranja”: un día para actuar a favor de generar conciencia y prevenir la violencia contra mujeres y niñas. Read More

25 agosto, 2015

“Visto de naranja porque es la mezcla de la pasión del rojo en la lucha por un mundo sin desigualdades y el optimismo del amarillo en que esa lucha conseguirá el CAMBIO.”

La campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas, administrada por ONU Mujeres, ha proclamado el día 25 de cada mes como “Día Naranja”: un día para actuar a favor de generar conciencia y prevenir la violencia contra mujeres y niñas. Read More

25 julio, 2015

“Visto de naranja porque es un color que invita a la movilización”

La campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas, administrada por ONU Mujeres, ha proclamado el día 25 de cada mes como “Día Naranja”: un día para actuar a favor de generar conciencia y prevenir la violencia contra mujeres y niñas. Read More

25 marzo, 2015

“Visto de naranja porque es un color que me inspira fuerza, seguridad y optimismo.”

La campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas, administrada por ONU Mujeres, ha proclamado el día 25 de cada mes como “Día Naranja”: un día para actuar a favor de generar conciencia y prevenir la violencia contra mujeres y niñas.

Desde intheMOVE realizamos una entrevista todos los meses a mujeres con una gran trayectoria profesional. El pasado 25 de enero, estrenamos entrevista temática, puesto que cada 25 de cada mes entrevistaremos a una mujer de un ámbito profesional diverso y relacionado con los objetivos de la ONU Mujeres.

Este mes tratamos el tema de cómo los mecanismos institucionales puestos en práctica en aras de la igualdad surten o no el efecto deseado y en qué medida. Para ello, se considera imprescindible asegurar la participación de mujeres en las más altas esferas políticas, mayores estudios estadísticos de las condiciones de la mujer, y la priorización de estas cuestiones en la agenda mundial. Nadie mejor que para acompañarnos este mes que Marcela Parga, abogada, coach y facilitadora de la conciliación de la vida personal, profesional y familiar en su propia empresa y otras.

Marcela, podrías resumirnos brevemente tu CV y experiencia profesional? ¿En qué trabajas?

Me gusta decir principalmMarzo “Visto de naranja porque“ente que “ayudo a las personas”, asesorándoles en temas jurídicos, así como acompañándoles en su desarrollo profesional y personal.

Soy abogada, tengo un master en Asesor Jurídico en Medio Ambiente y máster en Creación y Desarrollo de Empresas,  (E.O.I.), Soy fundadora del gabinete jurídico económico, Parga Asociados, y asociada de Instituto Ben Pensante.

También soy practitioner de Programación Neurolingüística, Coach Internacional por International Coaching Community. Coach ejecutivo por IESEC HUMAN, y experta en gestión de la conciliación.

Además soy profesora en escuelas de negocios en habilidades directivas y  conferenciante en el ámbito de la nueva Cultura de trabajo “Empresa familiarmente Responsable”. Fomento la conciliación de la vida personal y laboral como herramienta muy poderosa para el impulso del ámbito empresarial, del desarrollo y equilibrio de las personas”

 En tu experiencia, ¿cómo ha afectado el hecho de ser mujer a tu carrera profesional? ¿Cómo es el número de mujeres en puestos de responsabilidad en tu entorno profesional, (bajo o alto)? ¿Por qué crees que es así?

Antes de tener mi propio despacho jurídico trabajé en banca, y tengo que reconocer que nunca me vi directamente afectada por temas de desigualdad, ni de oportunidades ni de condiciones laborales, aunque soy conocedora de que esas diferencias existen

En el entorno jurídico la verdad es que hay mayor  número de mujeres que de hombres, y ocupando puestos de responsabilidad cada vez más.

En cuanto al ámbito de la docencia y desarrollo de personas, que es otra de las esferas en las que también me ocupo a nivel profesional, no hay diferenciación en cuanto al género. Se pone el foco exclusivamente en la persona, sin ningún tipo de distinción, y es realmente el pensamiento que tengo y por tanto con ese pensamiento es como quiero ver  mi entorno y como quiero emprender mis proyectos.

¿Qué opinión te merecen las políticas de género? ¿Crees que son necesarias, que surten efecto?

De momento entiendo que son necesarias porque la desigualdad se pone de manifiesto en muchos ámbitos del mundo profesional, y también por desgracia existen muchas desigualdades en el entorno social, tanto de género, como de otra índole.

En cuanto a mi visión sobre si surte o no efecto, considero que es mejor hacer “algo” que “nada”.

¿Cómo crees que podrían ser más efectivas este tipo de medidas?

Todo se puede mejorar. Desde mi punto de vista educar en igualdad tiene que ser la base para que todas las medidas en este ámbito vayan cobrando sentido. De nada sirve tener medidas que nos hablen de igualdad, cuando no hay educación ni valores en igualdad.

La ONU ha observado en profundidad qué ocurre con estas políticas en UE y se ha dado cuenta de que los países las implantan pero que después no invierten recursos (ni humanos ni materiales) en apoyarlas o permitir un mayor re corrido de las mismas, incluso cuando hay mujeres al frente de estas tareas. ¿Está superado lo de la igualdad por eso no le damos importancia?

La mejor forma de contribuir a que la desigualdad no exista es educar en igualdad, trabajar en igualdad, y convivir en igualdad, por lo que el día que no hablemos de políticas de igualdad será realmente el día en el que exista la igualdad real.

Para hacerlo tenemos que ser conscientes de que todos contribuimos a que eso suceda, por lo que mi granito de arena es la educación en igualdad que le estoy dando a mis hijos, el trabajo en igualdad que mantengo con mis compañero/as de trabajo y colaboradores, y que vivo y entiendo la sociedad como un conjunto de seres humanos.

¿Desde tu conocimiento de las empresas? ¿Consideran la conciliación un tema de interés para todos los trabajadores o acciones que tienen que desarrollar dentro del plan de igualdad?

Nuestra empresa tienen la certificación EFR (empresa familiarmente responsable), que se ocupa principalmente de entender la conciliación como una valiosa herramienta para la empresa y para el trabajador. Además ayudamos (como prescriptores EFR) a otras empresas a alcanzar esa visión y a utilizarla en su propio beneficio, y nos cuesta mucho trabajo todavía poder ir sembrando la cultura de que la conciliación se entienda como un beneficio para la empresa, y por tanto para las personas que trabajan en la misma.

Cuando entendamos que el equilibrio y bienestar de las personas que trabajan en una organización va a revertir directamente en la cuenta de resultados y aumento de productividad de las empresas, entonces estaremos enfocándonos de verdad en las personas, y se hablará de igualdad y de conciliación como en los demás países europeos que nos llevan mucho recorrido en este camino, como Suecia  o resto de países nórdicos por ejemplo.

Completa la siguiente frase “Visto de naranja porque….”

. Es el color favorito de mis hijos y el que me arranca una sonrisa cuando lo veo y relaciono con ellos.

¡Muchas gracias Marcela!

28 enero, 2015

A woman social entrepreneur diary. Diario de una emprendedora social. (I)

Hi everyone!

I am Pilar Casals, Co-founder of intheMOVE, a consulting firm that encourages companies to enhance Social Responsibility as a management model. Furthermore, I am one out of the sixty women selected to participate in an pilot programme called WISE- women innovators for social business in Europe-.

Due to the number of women entrepreneurs is still significant lower worldwide, and Spain, Greece and Croatia have unemployment rate above the media of EU, WISE is developing a 6 months game-changing program for 60 women across Greece, Croatia and Spain who aims or are already  creating positive social change through an idea, project or venture. It offers us a chance to clarify how we can change the world, identify concrete steps to make it come true and supports us in this journey.  This brilliant idea has been developed by the E.U. Erasmus + programme and is driven by a consortium of five european organizations such us ESADE instituto for innovation (Spain), University of St. Gallen (Switzerland), The European Sustainability Academy (Greece), Hub Zagreb (Croatia) and the NGO DESHA (Croatia).

In my case, I have an idea for a social venture and I am very exicited to be part of this project, so, supported by my beloved Co-founder and partner Noelia López Álvarez (from now on “Noe”), I write this first of many posts that will become my “logbook” of this process.

WISE has started January the 20th and It feels like It has been around for a while. So far we have had the Kick Off webinar and we are already working on the 0 module “Clear intentions”. Obviously, as something completely new both for us, participants, and for coordinators, teachers and mentors, is being quite a hard work getting used to the e-platform, interacting with a whole and big new community, time planning for exercises that takes longer than you thought because you are too engaged to stop reflecting about everything…and so on.

As I said, It has been only a week but I am already very amazed by the training plan approach. When you think in entrepreneurship (or, at least, I do), everything is related to the business plan and the numbers that makes sense for giving it a try or not. Nonetheless, WISE came up with this “Clear intentions” thing as a welcoming way to the programme, focusing on insights about yourself as well as relevant aspects you should take  into account before deciding what kind of entrepreneur or change maker you want to be. A-W-E-S-O-M-E. I love it.

First of all, I took PILAR CASALS SOCIAL ENTREPRENEURSHIPa scan test where all my characteristics and thinking styles were unraveled and then I could ask for feedback and compare what I think I am (as a entrepreneur, of course) and what my dear Noelia thinks I am. Glad to announce it looks I am the same person in our minds and we have a clear, shared view of my strenhgts and weaknesses 🙂

Well, I will try to update this diary (“weekly” would fit more) often and share with you all my experience as a social entrepreneur. Please, share your thoughts or question with me, It would mean a lot!

Warm hugs,

Pilar.

*************************************************************************************************************

Hola!

Soy Pilar Casals, Co-fundadora de intheMOVE, consultora en innovación y estrategia en Responsabilidad Social. Además,he sido seleccionada como una de las 60 participantes del programa piloto WISE-mujeres innovadoras en empresas sociales de Europa-.

Dado que el número de mujeres emprendedoras a nivel mundial sigue siendo considerablemente más bajo, sumado a que España, Grecia y Croacia tiene una tasa de desempleo mayor que la media de la U.E., WISE ha desarrollado un programa transformador destinado a 60 mujeres que quieran crear un cambio social positivo a través de una idea, proyecto y/o empresa. El programa nos ofrece la oportunidad de aclarar cómo podemos hacer para cambiar el mundo, identificar los pasos concretos que son necesarios para convertirlo en una realidad y apoyarnos durante este viaje. Esta brillante idea ha sido desarrollada por dentro del programa Erasmus + de la U.E. y es conducido por un consorcio de 5 organizaciones como son el ESADE, instituto de innovación social (España), University of St. Gallen (Suiza), The European Sustainability Academy (Grecia), Hub Zagreb (Croacia) y la ONG DESHA (Croacia).

En mi caso, tengo una proyecto de empresa social y estoy súper entusiasmada por formar parte de este programa, así que, animada por mi queridísima socia Noelia López Álvarez (Noe, de ahora en adelante), escribo este primer post de lo que será una especie de  “Diario de abordo” en este proceso.

WISE ha comenzado el 20 de enero y parece que lleva conmigo mucho más tiempo. Hasta ahora, hemos tenido el seminario web de presentación del programa y hemos empezado a trabajar en el módulo 0 “Claras intenciones”. Obviamente, al ser algo completamente nuevo tanto para las participantes como para las coordinadoras, mentoras y profesoras, está siendo bastante trabajo el mero hecho de acostumbrarse a utilizar la plataforma, interactuar con una gran comunidad de nuevas personas a través de diferentes redes sociales, planificar el tiempo de trabajo que después resulta ser mucho más de lo pensado porque te quedas demasiado reflexiva en cada aspecto…y así vamos.

Como ya he dicho, llevamos solo una semana pero de entrada estoy gratamente sorprendida por el plan de estudios. Cuando se piensa en emprendimiento(por lo menos cuando lo hago yo), lo primero que te viene a la cabeza son las cuestiones relacionadas con el plan de negocio y los números que hacen que tenga o no sentido intentar llevar esa idea a la práctica. Sin embargo, WISE ha comenzado con el módulo 0 llamado “Claras intenciones” como una manera de comenzar el proceso centrándonos en nuestras ideas más profundas así como otros aspectos importantes que debemos tener en cuenta antes de decidir que clase de emprendedora o “change maker” (algo así como “creadora de cambio”) queremos llegar a ser. I-N-C-R-E-I-B-L-E. Me encanta.

Lo primero de todo, hice un test “escaner”acerca de mis características y los estilos de pensamiento que predominan en mi “yo emprendedora”, y una vez obtenidos los resultados pude pedir feedback para comparar cómo yo creo que soy y cómo cree Noe que soy (siempre como emprendedora, claro). Me complace anunciaros que por lo que parece, soy la misma persona en nuestras mentes, y que tenemos una clara y compartida visión acerca de mis fortalezas y debilidades 🙂

Bueno, de momento nada más, intentaré seguir este “diario” (semanario sería la palabra más adecuada) a menudo y compartir con vosotras mi experiencia como emprendedora social. Por favor, contadme vuestras ideas y preguntas, me encantará!

Un gran abrazo,

Pilar.

25 diciembre, 2014

El equipo intheMOVE viste de naranja porque…

…Porque lo mires por donde lo mires, la desigualdad entre mujeres y hombres es una realidad que impregna todas las esferas de la vida.

Este 25 de Diciembre hemos querido sumarnos a la campaña de UNWomen orangeyourworld pintatudiadenaranja aportando nuestra visión desde las cuatro perspectivas que conforman la experiencia profesional del equipo intheMOVE.

Somos cuatro mujeres, treintañeras, algunas madres, otras no, con cuatro recorridos profesionales tan dispares como son la gran empresa, las PYMES, el mundo universitario y el emprendimiento social, y no queríamos dejar pasar este último 25 de este año sin hacer una reflexión acerca de la mujer en cada uno de estos mundos.

Noelia López Vázquez, Gequipo intheMOVE naranjaran empresa.

“Considero fundamental que en la gran empresa cada vez seamos más las mujeres que vamos escalando puestos en el organigrama y ganando terreno en los comités de dirección, donde hasta hace muy poquito era terreno masculino (España tiene una representación femenina en puestos directivos del 21%, por debajo del 24% de la UE. Además sólo el 5% ocupan el puesto de CEO). ¿Qué nos estamos perdiendo? Por supuesto talento y diversidad. Y es que… ¿las empresas no deberían ser el reflejo de la sociedad?  Talento y diversidad son dos valores fundamentales que para ser competitivos y generar valor interna y externamente no nos podemos perder… Si bien desde entidades y organismos oficiales se impulsa nuestro ascenso, es lógico, estamos ante un cambio de mentalidad y hábito, poco a poco vamos ganando terreno en los puestos directivos de las grandes empresas  y lo hacemos por méritos propios, pues demostramos día a día capacidad, motivación y determinación para asumir los retos. De cada una de nosotras romper con los estereotipos y asumir que ESTO ya está cambiando.”

Rosa Gutiérrez Mougán, PYMES.

“A la vista de las cifras que reflejan las diferencias salariales y el reducido nivel de representatividad femenina en puestos de responsabilidad, tengo que sentirme afortunada. A lo largo de mi carrera profesional en la pequeña empresa, no he sufrido ningún tipo de discriminación por razón de sexo, aún en entornos industriales de mayoría masculina. Bien es cierto, que en determinados momentos he asumido como normales jornadas de trabajo mucho más largas de lo razonable y períodos vacacionales reducidos, totalmente incompatibles con cualquier tipo de conciliación familiar o personal.

El tejido empresarial en materia de igualdad no es más que un reflejo de la sociedad que nos ha tocado vivir, que ha avanzado mucho en pocas generaciones pero todavía queda mucho camino por recorrer. Creo que la principal herramienta para lograr el cambio social hacia la igualdad está en una educación (familiar, escolar y social) libre de estereotipos y roles predefinidos, tolerante y respetuosa con la diversidad. Personas educadas en igualdad construirán una sociedad en esas mismas condiciones.”

Noleia López álvarez, Universidad.

“Mi experiencia en la universidad ha pasado por diferentes fases, desde mis inicios como estudiante hasta posteriores labores en investigación y gestión. A mi entender, la universidad debe contribuir a formar a futuros ciudadanos responsables, con competencias técnicas específicas asociadas a su formación pero también con una serie de valores que permitan su contribución a construir un mundo mejor, ya que estas personas serán los constructores del futuro de nuestra sociedad. Y entre todos estos valores, se encuentra el respeto entre mujeres y hombres.

Para lograr todo ello, no basta sólo con formar, las universidades tienen que dar ejemplo. Es cierto que a nivel de las aulas y de las actividades diarias, no se aprecia ningún tipo de desigualdad, es más, la presencia de las mujeres es mayoritaria, un 54% de media nacional en el curso 2010, (aunque un análisis más detenido entre carreras muestra desigualdades en los perfiles de acceso) y, a nivel de gestión, existen herramientas que permiten la conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Desde mi punto de vista, la mayor desigualdad existe a la hora de apostar por la carrera investigadora. Ahí es donde las mujeres encuentran más dificultades, ya que la carrera de investigación dirigida a lograr una cátedra (sobre todo en determinadas ramas científico-técnicas) exige una dedicación que no todas las mujeres pueden permitirse.”

Pilar Casals Díaz, Emprendimiento social.

“En mi caso provengo de una familia de empresarios y emprendedores y, sin embargo, cuando comencé mi andadura emprendedora mi entorno se sorprendió y tardó en confiar en el futuro de mi Start Up. Siempre comento esto porque es importante tener en cuenta los factores que subyacen a la cuestión de género, y que conforman la realidad de las mujeres. Nos encontramos en una era en la que viviendo en países desarrollados es difícil que nos topemos con claras desigualdades evidentes, y es fácil que caigamos en la falsa percepción de la igualdad, asumiendo pequeñas violencias simbólicas como normales y construyendo pensamientos limitantes hacia nosotras mismas que parecen no tener nada que ver con el hecho de ser mujer, sino más bien, con la apreciación  de nuestras capacidades. ¿En qué se traduce todo esto? En la realidad en la que vivimos. Recientemente se han presentado los datos de un estudio llevado a cabo por tres instituciones europeas de España, Croacia y Grecia dentro del marco del programa WISE (women in novator for social business in Europe) ubicado en la estrategia Europa 2020, en el que se identifica claramente que el número de mujeres emprendedoras en significativamente menor, las áreas en las que emprenden están más relacionadas con servicios más que con tecnología, tenemos menor acceso a financiación, y respecto a las motivaciones que llevan a las mujeres a emprender, se encuentra en tercer lugar ser capaces de conciliar vida personal y profesional, siendo destacable el hecho de que esta razón simplemente no es ni mencionada por los hombres.”

Esperemos que disfrutéis de este día y os agradecemos de corazón que nos dediquéis un ratito compartiendo estas reflexiones con nosotras, FELIZ NAVIDAD de parte todo el equipo intheMOVE 🙂

7 noviembre, 2014

Innovación social: otro mundo es posible.

En las últimas semanas hemos estado sumergidas en el maravilloso mundo de la innovación social y queremos compartir con vosotros nuestra experiencia.

“La innovación social puede ser definida como el desarrollo e implementación de nuevas  ideas (productos, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades sociales, crear  nuevas relaciones sociales y ofrecer mejores resultados. Sirve de respuesta a las  demandas sociales que afectan al proceso de interacción social, dirigiéndose a mejorar  el bienestar humano” (U.E)

Hace tres semanas, participamos como formadoras, junto con otros colaboradores, en un curso de gestión de proyectos de innovación social co-financiado por el FSE, la Xunta de Galicia y la Rede Eusumo y que tuvo lugar en la Confederación de Empresarios de A Coruña. Un grupo de 12 personas con inquietudes en este campo, participaron en un taller de 10 horas de formación eminentemente práctica en el cual partiendo de un pequeño marco teórico, pudimos experimentar todas las fases de creación y puesta en marcha de un proyecto de innovación social.

La semana pasada, moderamos un panel de innovación social  en el foro de “Liderazgo y emprendimiento en femenino” de la asociación Executivas de Galicia en el incomparable marco del Museo del Mar en Vigo, con la participación de Noelia L. Vázquez, como directora adjunta del Grupo Sacendi de atención a mayores, Mónica Grau, investigadora en el campo de igualdad del Instituto de Innovación Social del ESADE, y Nuria Varela-Portas, de Pazo de Vilane.

Gracias a estas participaciones, podemos decir que la mejor manera de entender la innovación social es como un proceso capaz de generar alternativos modelos en los cuales se integre a la sociedad. Esta mera reflexión acerca de cómo desafiar al Status Quo  y conocer experiencias prácticas, puede resultar mucho más interesante que los resultados de los mismos, acercando el pensamiento crítico  en torno a cómo satisfacer necesidades colectivas desde un punto de vista diferente, permitiendo a los agentes involucrarse y  empoderar, así,  el cambio actitudinal necesario para los desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad.

Y es que toda esta nuevsocialenterprisea, y no tan nueva, terminología que rodea a la economía social, las empresas sociales, la innovación social, y todos aquellos procesos democráticos y participativos que buscan como fin último la justicia social actuando desde el sector público, privado y/o mixto, atendiendo a diversas formas de relación, organización y constitución legal dependiendo del país dónde se desarrollen; no dejan de ser las maneras tradicionales de colaboración, cooperación y ayuda mutua que siempre han existido entre los seres humanos.  Hoy en día, con mayor razón, estas voces revindican con fuerza la necesidad de contar con modelos alternativos a la mera maximización de beneficios de un sistema que ha demostrado no ser capaz de satisfacer las necesidades de una sociedad global, cada vez más consciente y demandante de los derechos humanos básicos y la verdadera calidad de vida fuera del consumismo imperante.

Desde intheMOVE, estamos convencidas de que este cambio es posible, que las empresas sólo necesitan reconectar con sus valores básicos y asumir su responsabilidad como entidades que se desarrollan en un contexto global, influenciando y siendo influenciadas en cada una de sus decisiones y acciones a desarrollar.

25 octubre, 2014

Visto de naranja porque la igualdad solo se logrará cuando los géneros sean visto como un conjunto y no como polos opuestos.

Desde intheMOVE seguimos apoyando la campaña UNWomen #pintatudiadenaranja #orangeyourday de las Naciones Unidas con entrevistas a mujeres que ocupan puestos de responsabilidad en organizaciones con gran recorrido en sostenibilidad.

Este octubre tenemos el placer de contar con Ángela Saenz de Valluerca Solana, responsable de Sostenibilidad en el departamento de Relación con Inversores y Sostenibilidad de la sociedad matriz del Grupo EDP Renováveis. Ángela desarrolló previamente durante 4 años su carrera profesional como asociada en el departamento de Planificación y Control Financiero de la sociedad matriz del Grupo EDP Renováveis, experiencia que le permitió especializarse en planificación estratégica, finanzas corporativas y reporting de una compañía cotizada.

Con una clara visión en materia de igualdad, estas son sus firmes opiniones:

¿Ángela, qué es para ti la Responsabilidad Social?

Creo que es una manera equilibrada de hacer las cosas tanto para los individuos como para las empresas. En el ámbito empresarial, siempre me gusta poner un ejemplo que a mi me ayudó a entender mejor el concepto. Es obvio que las empresas tienen que ganar dinero, pero ganar dinero es como comer para una persona, es fundamental para seguir con vida pero no es lo único que hace en su día a día. También hace deporte, queda con sus amigos, lee un libro o viaja. La Responsabilidad Social es todo lo demás que haces en tu día a día que hace que tu vida sea mucho más armónica.

¿Qué acciones crees que pEDP PINTATUDIAueden desarrollar las organizaciones para luchar contra las desigualdades entre mujeres y hombres?

En mi opinión, es un fundamental trabajar en la cultura de igualdad y en medidas de conciliación dentro de las organizaciones. Por una parte existen ya políticas de igualdad en un gran número de empresas, pero el % de mujeres en puestos de responsabilidad sigue siendo bajo. Entonces, ¿no funcionan estas medidas? Creo que a la hora de la verdad y aunque existan estas políticas la cultura de la desigualdad sigue pesando inconscientemente en las personas que toman las decisiones de promoción, primando más a los hombres sobre las mujeres. Por eso me parece importante trabajar en clave de igualdad dentro de las organizaciones, porque la voluntad, en este campo, ya es un terreno ganado.

Por otro lado, en España se premia mucho el presencialismo por encima de la eficiencia. Muchas mujeres tienen momentos en su carrera laboral en que la conciliación es una cuestión primordial. Trabajar en estas medidas y en el reparto de la responsabilidad familiar ayudaría seguro a luchar contra la desigualdad.

Como decía Emma Watson en su brillante discurso sobre igualdad en Naciones Unidas para que las mujeres puedan ser tratadas con igualdad, los hombres también tienen que ser tratados con igualdad

En tu experiencia, ¿cómo ha afectado el hecho de ser mujer a tu carrera profesional? ¿Cómo es el número de mujeres en puestos de responsabilidad en tu  entorno profesional (alto o bajo)? ¿Por qué crees que es así?

Desde el comienzo de mi carrera he trabajado rodeada de hombres, desgraciadamente en las áreas financieras de las compañías las mujeres son minoría. Esto me ha permitido conocer sus códigos y aprender la forma de hacer las cosas con sello el masculino. Como contrapunto, esta posición también me ha permitido aportar al departamento puntos de vista y maneras de trabajar distintas. Los hombres y las mujeres son complementarios, aportan visiones distintas, por eso es tan enriquecedor que los equipos sean mixtos, no solo en género, también en edad, nacionalidad o formación.

En mi empresa el número de mujeres en puestos de responsabilidad es algo superior a la media del sector, aunque concentrado en funciones con una mayor tradición femenina como RRHH o Comunicación. Como decía antes, creo que es una cuestión cultural, a pesar de que en las universidades el número de mujeres es en las facultades de economía es del 50%, las finanzas corporativas las siguen liderando hombres.

La empresa Jazztel es un buen ejemplo de como teniendo mujeres en los órganos de gobierno se obtienen grandes resultados. Esta compañía tiene el consejo más equilibrado del IBEX35 siendo mujeres 4 de sus 9 miembros y en lo que va de año ha tenido el mejor desempeño en el selectivo español.

¿Has vivido en algún otro país? En caso afirmativo, ¿podrías explicar un poco las diferencias/semejanzas que has notado entre estos países en materia de género?

No he tenido la oportunidad de vivir en otro país pero el hecho de trabajar en una empresa portuguesa e internacional me ha dado una visión global sobre las diferencias y semejanzas en esta materia. La sociedad portuguesa es una sociedad mucho más conservadora que la española, como bien decía Carolina Almeida en la edición de abril. La jerarquía y la desigualdad son mucho más patentes. En cualquier caso, una media de edad inferior a los 40 años y con empleados de hasta 24 nacionalidades convierte a EDPR en una compañía moderna en la que es difícil encontrar situaciones de desigualdad.

Completa la siguiente frase: Visto de naranja porque es un color cálido, que invita a la unión. La igualdad solo se logrará cuando los géneros sean visto como un conjunto y no como polos opuestos.

Muchas gracias Ángela!