• Background Image

    EL BLOG DE intheMOVE

    Nuevos mercados

29 febrero, 2016

RSE y Start Ups en el Mobile World Congress 2016

La semana pasada tuvimos la oportunidad de participar en el Mobile World Congress, que reúne en Barcelona las principales empresas y profesionales del sector de las telecomunicaciones móviles. Desde el año 2006 Barcelona se convierte durante una semana en el principal escaparate de la tecnología móvil en el mundo.

¿Y qué pinta intheMOVE en medio de toda esta revolución tecnológica? ¿Puede la Responsabilidad Social aplicarse también a Start Ups Tecnológicas? ¿Valora un inversor de capital de riesgo que seas responsable? Todas estas y más cuestiones intentaremos responder en este post.

intheMOVE acompañó a la Start Up gallego-catalana afincada en Barcelona y Londres llamada Vojo. Se trata de una ‘app’ diseñada para amantes del senderismo que pone en contacto a los viajeros entre sí y con el comercio local de los lugares que visitan. De esta manera, rutas como el Camino de Santiago se convierten en una experiencia de ocio y, al mismo tiempo, un foco de dinamización de los negocios locales. Rewalia.com es el motor económico de Vojo, la plataforma web que permite a negocios y usuarios darse de alta y tener visibilidad para todos los viajeros. En septiembre de 2015 Vojo alcanzó por primera vez un pico de 1.000 usuarios activos/día, moviendo un volumen de negocio anual en los servicios que ofrece Vojo a través de Rewalia.com superior a los 600.000 euros.

MWC16

Volviendo a la pregunta de qué pinta intheMOVE en una app de senderismo que conecta a viajeros y comercio local, la respuesta está ahí mismo. Siempre decimos que una estrategia responsable debe forjarse desde el inicio de la idea de negocio, pensar en cómo resolver una necesidad y cuidar de que al resolverla no impactemos negativamente ni a nuestro público objetivo ni a ninguno de los otros grupos que de alguna manera rodean al negocio. Esto es aplicar la Responsabilidad Social de manera estratégica.

Un gran número de personas piensan que la responsabilidad social solo atañe a aquellas cuestiones que la empresa hace de puertas para fuera, como una manera de contribuir a un mundo que está desequilibrado. Y si esta es la concepción que se tiene de la responsabilidad social es fácil pensar también que las empresas, cuyo principal fin es el beneficio económico, lo hagan para lavar su imagen. Pero si profundizamos en esta realidad, ¿de verdad que tiene sentido invertir tiempo y dinero en mejorar una imagen pública que se contradice con prácticas poco responsable de empresas que producen en países en vías de desarrollo en terribles condiciones para esos trabajadores, usan contaminantes que arrasan con ecosistemas y generan unos volúmenes de emisiones de CO2 que afectan directa y ferozmente al cambio climático? Las empresas son entidades extremadamente inteligentes, que miden cada céntimo que invierten y gastan, ¿por qué habrían de realizar acciones costosas que tienen un nulo o bajo impacto en su cuenta de resultados? La respuesta es sencilla si entendemos que la premisa de la que hemos partido en falsa. Las empresas no aplican la Responsabilidad Social como medio de comunicación sino que realmente la integran como parte estratégica en la gestión de su modelo de negocio.

¿Qué significa que las empresas integran las Responsabilidad Social de manera estratégica en su modelo de negocio? Significa que acogen un nuevo modelo de gestión basado en sus grupos de interés (aquellos grupos de personas que influencian o son influenciadas por su actividad) y la gestión de sus impactos (cómo afecta la actividad a todos esos grupos de interés y cómo gestionar el riesgo proveniente de dicha interacción). ¿Para qué sirve hacer esto? Para asegurar su supervivencia en el mercado. Ni más, ni menos. ¿Y qué significa asegurar su supervivencia? Significa ganar más, durante más tiempo. Es decir, una estrategia a largo plazo.

Ahora que ya empezamos a vislumbrar la razón que lleva a todas las grandes marcas mundiales a tener proyectos destinados a la felicidad en el trabajo (atracción y retención de talento, menores tasas de rotación y absentismo y, en consecuencia, aumento de la productividad), reducir los impactos ambientales (que en realidad reduce costes y prepara a la organización para futuros cambios en el uso de combustibles empelados actualmente), desarrollar protocolos de compras responsables en toda la cadena (gestión de impactos derivados de las condiciones de los trabajadores en países en vías de desarrollo y materiales empleados, así como las relaciones de confianza con los proveedores que permiten acuerdos win-win) desarrollar nuevos productos/servicios destinados a cubrir necesidades reales (asegurarse clientes a los que satisfacer) o realizar campañas de sensbilización o apoyo a causas sociales/medioambientales (que forman masa crítica para consumir sus nuevos productos o servicios “responsables”), es fácil entender por qué hablamos de estrategia.

Pero…¿entonces las empresas no hacen RSE porque son buenas? ¿¡Sólo quieren parecerlo y así ganar más!?. No. No quieren parecerlo, quieren serlo, efectivamente para ganar más y mejor. Resulta que la gestión ética de las organizaciones es rentable a corto, medio, y, sobre todo, largo plazo. Y esto, es una gran noticia. Hacer las cosas bien no está reñido con ganar menos. Al contrario. No hacer las cosas bien es directamente proporcional a tener problemas. Y los problemas hay que solucionarlos y para ello hay que gastar tiempo y dinero. ¿Qué tal si prevemos desde un principio cuáles son estos riesgos que pueden surgir con nuestro modelo de negocio y activamos protocolos y acciones para evitar que se den? Mmmm…parece bastante inteligente. Y esto es lo que ha llevado a Vojo contar con  nuestra ayuda. Ergo, Vojo es una Start Up inteligente 😉

Os sorprendería la cantidad de inversores interesados en la estrategia responsable de Vojo que nos encontramos en el 4YFN. Al fin y al cabo, estamos diciendo “Hey! Tengo el mercado tan estudiado, sé lo que les ha pasado a otras empresas que han intentado activar el comercio local y cómo han acabado afectado negativamente, soy consciente de cuáles son las limitaciones de los usuarios, tengo en cuenta las tendencias de los mismos, mantengo canales abiertos de diálogo con todos ellos  y utilizo toda esta información para el propio desarrollo de mi app. ¿A quién no lo puede interesar una Start Up que te está hablando en términos de futuro? Que en realidad está diciendo “yo no formo parte de esta burbuja, no quiero crecer un 2.000% en el primer año y luego vender, yo quiero asegurarme un sitio en el mercado y convertirme en un referente dinamizando el comercio local. Porque es una necesidad, porque es bueno, y porque es muy rentable”.

Lo cierto es, que a pesar de que la Responsabilidad Social es algo lógico que cae de cajón, no todas las empresas, y, mucho menos, las Start Ups la tienen en cuenta. No es algo que deba extrañarnos, porque, en realidad, apenas tienen estrategia. Concentran y gastan la mayor parte de energía en hacer funcionar de manera intuitiva y apagafuegos su modelo de negocio, reinventando cada día en función de las circunstancias. Son empresas “gallina sin cabeza” y su éxito depende, básicamente, de la suerte, pero este es tema para otro post.

Sé inteligente, sé responsable. Apuesta por una estrategia de futuro y disfruta de los frutos durante todo el camino. Enhorabuena Vojo por haber sabido verlo.

 

 

7 noviembre, 2014

Innovación social: otro mundo es posible.

En las últimas semanas hemos estado sumergidas en el maravilloso mundo de la innovación social y queremos compartir con vosotros nuestra experiencia.

“La innovación social puede ser definida como el desarrollo e implementación de nuevas  ideas (productos, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades sociales, crear  nuevas relaciones sociales y ofrecer mejores resultados. Sirve de respuesta a las  demandas sociales que afectan al proceso de interacción social, dirigiéndose a mejorar  el bienestar humano” (U.E)

Hace tres semanas, participamos como formadoras, junto con otros colaboradores, en un curso de gestión de proyectos de innovación social co-financiado por el FSE, la Xunta de Galicia y la Rede Eusumo y que tuvo lugar en la Confederación de Empresarios de A Coruña. Un grupo de 12 personas con inquietudes en este campo, participaron en un taller de 10 horas de formación eminentemente práctica en el cual partiendo de un pequeño marco teórico, pudimos experimentar todas las fases de creación y puesta en marcha de un proyecto de innovación social.

La semana pasada, moderamos un panel de innovación social  en el foro de “Liderazgo y emprendimiento en femenino” de la asociación Executivas de Galicia en el incomparable marco del Museo del Mar en Vigo, con la participación de Noelia L. Vázquez, como directora adjunta del Grupo Sacendi de atención a mayores, Mónica Grau, investigadora en el campo de igualdad del Instituto de Innovación Social del ESADE, y Nuria Varela-Portas, de Pazo de Vilane.

Gracias a estas participaciones, podemos decir que la mejor manera de entender la innovación social es como un proceso capaz de generar alternativos modelos en los cuales se integre a la sociedad. Esta mera reflexión acerca de cómo desafiar al Status Quo  y conocer experiencias prácticas, puede resultar mucho más interesante que los resultados de los mismos, acercando el pensamiento crítico  en torno a cómo satisfacer necesidades colectivas desde un punto de vista diferente, permitiendo a los agentes involucrarse y  empoderar, así,  el cambio actitudinal necesario para los desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad.

Y es que toda esta nuevsocialenterprisea, y no tan nueva, terminología que rodea a la economía social, las empresas sociales, la innovación social, y todos aquellos procesos democráticos y participativos que buscan como fin último la justicia social actuando desde el sector público, privado y/o mixto, atendiendo a diversas formas de relación, organización y constitución legal dependiendo del país dónde se desarrollen; no dejan de ser las maneras tradicionales de colaboración, cooperación y ayuda mutua que siempre han existido entre los seres humanos.  Hoy en día, con mayor razón, estas voces revindican con fuerza la necesidad de contar con modelos alternativos a la mera maximización de beneficios de un sistema que ha demostrado no ser capaz de satisfacer las necesidades de una sociedad global, cada vez más consciente y demandante de los derechos humanos básicos y la verdadera calidad de vida fuera del consumismo imperante.

Desde intheMOVE, estamos convencidas de que este cambio es posible, que las empresas sólo necesitan reconectar con sus valores básicos y asumir su responsabilidad como entidades que se desarrollan en un contexto global, influenciando y siendo influenciadas en cada una de sus decisiones y acciones a desarrollar.

16 mayo, 2014

Jornadas Responsabilidad Social en la Cadena de Valor de la Madera

Ayer, jueves 15 de mayo, tuvo lugar en el Museo Pedagóxico de Galicia, en Santiago de Compostela, la Jornada sobre Responsabilidad Social Empresarial en la Cadena de Valor de la Madera, organizadas por el Cluster da Madeira en colaboración con la Consellería de Traballo e Benestar de la Xunta de Galicia, con el objetivo de visibilizar actuaciones que están siendo desarrolladas en materia de RSE por empresas madereras, forestales y afines, así como presentar la nueva guía sectorial. Además, Odilio Martiñá, Director Xeral de Traballo de la Xunta de Galicia, compartió con los asistentes las actuaciones que están a impulsar desde la Administración Pública autonómica.

Antonnio Cortés de Gadisa e Noelia López de intheMOVE

Antonnio Cortés de Gadisa e Noelia López de intheMOVE

En primer lugar, tuvimos la oportunidad de conocer cómo es el proceso de integración de la RSE en la gestión de una gran empresa de la mano de Antonio Cortés, Director de Marketing de Gadisa, empresa gallega líder en el sector de la distribución de la alimentación. Gadisa desarrolla actuaciones de RSE en torno a cinco ejes estratégicos: recursos humanos, medio ambiente, apoyo a entidades sociales, ONG´s y colectivos de desfavorecidos, colaboraciones institucionales y fomento de la cultura y el deporte y mejora de la calidad de vida de sus clientes y de la sociedad en general. Además, conocimos las acciones de impulso puestas en marcha para el fomento de la alimentación ecológica y responsable, a través de sus políticas de adquisición de productos frescos, locales y de temporada, minimizando el impacto ambiental asociado al transporte y la distribución.

A continuación, se presentó la mesa redonda de experiencias del sector, en donde estaban representados las empresas Maderas Villapol, Galopín Parques y ENCE, así como intheMOVE. En esta mesa se trasladaron a los participantes diferentes cuestiones, Daniel Villapol (de Maderas Villapol), nos habló de los esfuerzos realizados por su empresa en Trabada para fomentar la concentración parcelaria tanto pública como privada, impulsando así una gestión eficiente del monte y garantizando un producto de calidad. Manuel Iglesias, de Galopín Parques, nos explicó cuál es la filosofía de su empresa en relación a la responsabilidad social, lo que denomina “RSC versus I+D” que desarrolla a través de la Fundación As Salgueiras, siendo el auténtico laboratorio de ideas y conceptos de las empresas que lidera. Además, con esta expresión nos cuenta que, antes que la tecnología debe de considerarse la cultura, de donde debe emanar el discurso, que en base a él y con coherencia, se debe armar con los productos y servicios que ofrece a su equipo de colaboradores. Alejandro Oliveros, del grupo ENCE, nos trasladó cómo entiende su grupo empresarial la RSE. De especial interés para los participantes resultó el proceso de diálogo con sus grupos de interés, sobre todo con aquellos más cercanos a los entornos en donde tiene ubicadas sus plantas industriales (Navia, Pontevedra y Huelva).

Daniel Villapol, Alejandro Oliveros, Manuel Iglesias y Noelia López

Daniel Villapol, Alejandro Oliveros, Manuel Iglesias y Noelia López

Por último, para cerrar la jornada, Noelia López de intheMOVE, presentó a los asistentes el contenido de lo que será la nueva Guía Sectorial de RSE en la Cadena de Valor de la Madera, que será publicada por la Consellería de Traballo e Benestar, siguiendo así la línea de las publicadas para el sector textil, conservero y de automoción. Esta guía tiene como principal objetivo analizar las diferentes herramientas existentes en materia de RSE que el sector tiene a su alcance y, de esta forma, poder convertirse en un manual básico de referencia para la puesta en marcha de actuaciones responsables y estratégicamente competitivas por parte de las organizaciones que forman parte de la cadena de valor de la madera en Galicia.

 

18 julio, 2013

La industria de la madera y la responsabilidad social

MADERALas empresas madereras, forestales y afines tienen una gran responsabilidad ante el cambio climático, la deforestación y la degradación de los bosques con su consecuente impacto económico y social. Sin embargo, lejos de los que se pueda pensar, esta responsabilidad viene derivada de una mala gestión más que de la utilización del propio material en sí.

La madera es un material natural, ecológico y renovable. Iñigo Lizarralde y Miguel Broto, investigadores de Cesefor (Fundación Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León), afirman que si sustituyéramos las ventanas de PVC, el forjado de hormigón, el ladrillo de los muros, tabiques y el suelo de gres por madera, estaríamos ahorrando más de 60 toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera por cada vivienda de unos 100m2.

Afortunadamente, la responsabilidad social está calando con fuerza en el ADN de estas organizaciones. Según datos del depósito de documentos de FAO del 2012, el  61% de las empresas principales de productos forestales del mundo han presentado informes de sostenibilidad y esa proporción va en aumento. La guía de la responsabilidad social y ambiental en el sector forestal asegura que “implementar herramientas de RSE más que un deber ético, es una obligación que se hace necesaria para poder llevar un negocio de forma legal y competitiva”.

En el caso español cabe destacar las conclusiones de un estudio comparativo entre empresas Finlandesas y Españolas del sector, llevado a cabo por Isabel Teresa Muñoz Hidalgo en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Mikkeli (Finlandia). Isabel cree que las empresas españolas deben profundizar más en el modelo de la RSE puesto que ya es considerado como “sello de competitividad en el mercado internacional” y que no deberían esperar al desarrollo de iniciativas en otros países para cambiar su modelo de gestión responsable.

Desde intheMOVE podemos ayudarte a implementar medidas de RSE que posibiliten la apertura de nuevos mercados y clientes, posicionarte en el sector como referente de buenas prácticas y contribuir al desarrollo sostenible gracias a una gestión eficiente y respetuosa con el medio.

Fotografía: Moyan Brenn