• Background Image

    ¿Qué significa conciliar?

    13 septiembre, 2017

13 septiembre, 2017

¿Qué significa conciliar?

Conciliar significa que un día son 24 horas y tiene que darnos tiempo a trabajar, disfrutar de nuestra familia, de nuestras amistades, de nuestras mascotas y de nosotras mismas y mismos.

La vuelta al cole.

Según la RAE conciliar significa “hacer compatibles cosas opuestas entre si”. ¿Son la vida personal, familiar y laboral, opuestas entre si? Puede que esta pregunta en ciertos momentos del año nos parezca una nimiedad, pero con el curso recién estrenado… ¿acaso no es acertada la definición?

La realidad es que el trabajo en nuestros días se convierte en el eje vertebrador de nuestra vida. Marca los horarios para despertarse, acostarse, las comidas, los entrenamientos, las 82 actividades a las que va nuestra hija de 6 años… y las horas no dan más de sí.

La conciliación está muy relacionada con la igualdad de género porque se tiende a pensar que hace referencia solo a la maternidad. Sin embargo, no hace falta ser madre para tener derecho a equilibrar las diferentes facetas de nuestras vidas. También puedes ser padre. O familiar de personas dependientes. O simplemente quieres tener tiempo para hacer la compra, cocinar, ordenar la casa y bajar a los perros. También quieres estudiar, leer o ver tu serie de turno. Hacer deporte y tomarte un algo con tus colegas. Por eso hablamos de conciliar la vida familiar, laboral y personal.

Ventajas de conciliar.

Para las empresas, la conciliación es una herramienta básica de gestión de personas. Introducir o sistematizar este tipo de medidas ayudan a crear una cultura organizacional de la que todas las personas quieren formar parte. Veamos algunas de sus virtudes:

  • Mejora del clima laboral. Personal menos estresado y más satisfecho da lugar a menos conflictos y mejores relaciones.
  • Fidelización e identificación. Retención del talento y valores compartidos y sentidos por la plantilla que se convierten en nuestros mejores prescriptores.
  • Mayor productividad. Trabajadores felices, implicados, comprometidos que se esfuerzan por dar el mejor producto o servicio.
  • Menores costes. Bajas tasas de absentismo y de rotación de personal que se traduce en importantes ahorros.
  • Reputación. Tanto en la captación de nuevo talento como nuevos clientes que valoran el buen hacer de la organización.

Pero, si la conciliación es tan maravillosa ¿Por qué no todas las empresas lo hacen? Pensamos que es más por desconocimiento que por desinterés. Creencias como que es un descontrol o que aplicar estas medidas es caro, son las principales barreras. Si tu empleador o empleadora es de los que piensan así, te proponemos que le cuentes alguna de las siguientes ideas 😉

Medidas de conciliación de la vida familiar, laboral y personal

Como ya sabemos, la responsabilidad social de las empresas comienza cuando acaban sus obligaciones legales. En este contexto, necesitamos medidas que vayan más allá de los derechos regulados en la Ley como permisos de maternidad, paternidad, lactancia, reducción de jornada, modificación de la jornada y excedencias, entre otras. He aquí algunas ideas:

  • Mejorar la norma. Lo primero que podemos hacer como empresa responsable es mejorar las condiciones que marca la ley, ampliando días, remuneraciones o facilidades.
  • Flexibilidad horaria. Esta medida es sin duda la estrella de la conciliación. Horario de entrada/salida y/o de descansos o comida flexible marca una gran diferencia en la vida de las personas trabajadoras.
  • Favorecer la jornada intensiva. Quizás podemos acortar la hora de las comidas o los descansos a lo largo del día y hacer la jornada comprimida.
  • Bolsa de horas. Posibilidad de trabajar horas de más en picos de producción y que sean compensadas con horas libres o jornadas de descanso.
  • Teletrabajo. Y otras formas de colaboración digital que permitan no encontrarse físicamente y faciliten la vida y autonomía del empleado.
  • Fomentar el trabajo por objetivos y no el presencialismo. Aumenta la autonomía e implicación de la plantilla, el rendimiento y la productividad.
  • Facilitar el reparto de vacaciones. Coger uno o dos días de vacaciones significa poder irse de puente o simplemente estar en casa el día del festivo local de la escuela.
  • Reuniones de trabajo en horario laboral. Y productivas. Reuniones que ayudan a que el trabajo fluya mejor y que permitan salir a la hora acordada.
  • Beneficios sociales. Cheque guardería, descuentos en centros deportivos, culturales o de ocio o en tecnología para facilitar el teletrabajo (acceso a internet, ordenadores…).

Cada empresa es un mundo y no todos los modelos productivos pueden acogerse a las mismas medidas, pero siempre hay capacidad de mejora. Si quieres saber más, en intheMOVE estaremos encantadas de ayudar a tu organización a ser más responsable a través de la conciliación.

0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario