Los Derechos Humanos han llegado a la empresa para quedarse

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cuando hablamos de los derechos de las personas trabajadoras en las empresas, parece que estamos tratando temas vinculados a empresas ubicadas en países en vías de desarrollo o a grandes organizaciones que trabajan con estas empresas, deslocalizando parte de su producción. En estos casos el respeto a los Derechos Humanos es uno de los asuntos más críticos que han tenido que gestionar para evitar violaciones de los derechos básicos de las personas trabajadoras.

Estos problemas, que parece que no afectan directamente al tejido empresarial español, se deben ahora asumir de forma eficiente tras el apoyo unánime en junio de 2011 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU a los Principios Rectores (Marco Proteger, Respetar y Remediar), que determina los deberes y responsabilidades de cada una de Estados y empresas en el respeto y la protección de los Derechos Humanos.

Derechos Humanos y Empresas
Derechos Humanos y Empresas

Para dar respuesta a las nuevas exigencias internacionales en materia de respeto a los Derechos Humanos, el Gobierno de España está a desarrollar el Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos, que tiene como principal objetivo convertirse en el punto de partida para la sensibilización y promoción de los Derechos Humanos en las empresas españolas. Todas las medidas recogidas en el Plan tienen carácter voluntario para las empresas. El Plan presenta incentivos para las empresas con políticas adecuadas en Derechos Humanos.

Todas las empresas españolas con independencia de su tamaño, sector, ubicación (interior o exterior), titularidad y estructura se ven afectadas por el alcance de este Plan.

Los aspectos más relevantes que señala este documento son que, para que se considere que una empresa realiza unas políticas adecuadas en materia de Derechos Humanos deberá disponer, al menos, de:

  1. Compromiso público de asumir su responsabilidad de respetar los Derechos Humanos.
  2. Proceso de debida diligencia sustentado en el diálogo con los grupos de interés tal y como se define en los Principios Rectores.
  3. Disponer de procesos que permitan reparar todas las consecuencias negativas sobre los derechos humanos y el medio ambiente.

El Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos está fundamentado, principalmente, en los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos respaldados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en su resolución 17/4 (A/HRC/17/31).

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Si has llegado hasta aquí también te puede interesar...

Hey there!

come here often?

Login To Come In