Emprendimiento Social

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Emprendimiento Social
Emprendimiento Social

En los últimos tiempos estamos observando como desde diferentes ámbitos, tanto públicos como privados, se está promoviendo el emprendimiento. Quizás la más llamativa de todas las acciones sea la aprobación, por parte del Gobierno de España, de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalizaciónaunque existen muchas otras que abarcan desde cursos de formación específicos sobre gestión de empresas, habilidades de liderazgo hasta premios a proyectos innovadores,… etc.

Pero, ¿por qué es necesario un apoyo tan manifiesto a los emprendedores? Si se tiene en consideración la definición proporcionada por la Real Academia Española, por emprendedor se entiende «quien emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas«.  Y cierto es que resulta dificultoso poner en marcha un negocio con el objetivo de generar riqueza y puestos de trabajo. Y no menos cierto resulta poner en marcha un negocio social que, a partir de determinados productos y/o servicios, sirva para dar solución a un problema de la sociedad.

Existen diversas definiciones sobre la figura del emprendedor social, la Escuela de Emprendedores Social de la Universidad Autónoma de Madrid, define que el emprendedor social se caracteriza porque:

  • Identifica y aplica soluciones prácticas a problemas sociales combinando innovación, captación de fondos y oportunidad.
  • Innova mediante el desarrollo de un nuevo producto, servicio o mediante una nueva aproximación a un problema social.
  • Se centra sobre todo en la creación de valor social y, con este ánimo, esta dispuesto a compartir abiertamente las innovaciones y resultados de su iniciativa con la perspectiva de su desarrollo potencial.
  • No espera a la seguridad de los recursos para poner en marcha su iniciativa.
  • Es extremadamente responsable con los fines a los que presta servicio.
  • Está abierto a redefinir y readaptar su proyecto para dar respuesta a necesidades y sugerencias de su entorno.
  • Se expone en su acción, a veces de denuncia, a un riesgo personal y político frente al riesgo económico del emprendedor convencional.
  • Es capaz de gestionar una compleja red de relaciones, de trabajar con recursos humanos muy heterogéneos, de ser multifuncional en su organización y muy eficiente en la gestión de recursos extraordinariamente escasos y de carácter temporal.

Los emprendedores sociales, poco a poco, empiezan a encontrar apoyos para poner en marcha sus iniciativas. Una de las organizaciones pioneras en ayudar a la puesta en marcha de proyectos sociales es la red internacional Ashoka. Esta entidad ha apoyado más de 3.000 proyectos en todo el mundo, 23 en España.

Entidades privadas también apoyan a los emprendedores sociales. Uno de los casos más relevantes es el de Momentum Project, una iniciativa de ESADE y BBVA, que cuenta con la colaboración de PwC, y que proporciona a los participantes el desarrollo de un programa para consolidar y aumentar el  impacto de estos emprendimientos y la creación de un ecosistema de apoyo al emprendedor social. En la convocatoria de proyectos en España para 2013, entre los 10 finalistas se encuentran dos empresas gallegas SACENDI (una empresa sociosanitaria que presta servicios integrales a la tercera edad) y Freshcut (elaboración, distribución y venta de productos de IV y V gama, para promover hábitos alimenticios saludables).

Incubadoras como SocialNest, asociaciones como la Red de Emprendedores Sociales de España… etc, son otras de las iniciativas que pueden ayudar a los emprendedores sociales. ¿Eres uno de ellos? Comparte con nosotras tu iniciativa…

Fotografía: J.D. Hancok

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Si has llegado hasta aquí también te puede interesar...

Hey there!

come here often?

Login To Come In