«Visto de naranja porque es la mezcla de la pasión del rojo en la lucha por un mundo sin desigualdades y el optimismo del amarillo en que esa lucha conseguirá el CAMBIO.»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas, administrada por ONU Mujeres, ha proclamado el día 25 de cada mes como “Día Naranja”: un día para actuar a favor de generar conciencia y prevenir la violencia contra mujeres y niñas.

Desde intheMOVE realizamos una entrevista todos los meses a mujeres con una gran trayectoria profesional. Cada 25 de cada mes entrevistamos a una mujer de un ámbito profesional diverso y relacionado con los objetivos de la ONU Mujeres y la conmemoración del 20 aniversario de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, analizamos las 12 esferas de especial preocupación. Este mes tratamos el tema de Mujer y Pobreza.

Unos 1.200 millones de personas en el mundo viven en condiciones de pobreza extrema con menos de 1,25$ al día, y aproximadamente un 70% de esas personas son mujeres. Más de 1.300 millones de mujeres en el mundo no tienen una cuenta en una entidad financiera y la diferencia de la esperanza de vida entre países desarrollados y países en vías de desarrollo para mujeres es de 19 años.

La pobreza de la mujer está directamente relacionada con la ausencia de oportunidades y autonomía económicas, la falta de acceso a la educación, los servicios de apoyo y los recursos económicos, incluidos el crédito, la propiedad de la tierra y el derecho a herencia, y con su mínima participación en el proceso de adopción de decisiones. La pobreza puede asimismo empujar a las mujeres a situaciones en las que se ven expuestas a la explotación sexual.

Este mes para hablar de Mujer y Pobreza contamos con Zaida Calvo López, responsable de Comercio Justo de Solidariedade Internacional Galicia.

¿Zaida, podr“Visto de naranja porque - como “asías hablarnos brevemente de tu formación y trayectoria profesional?

Estudié Ingeniería Técnica Forestal en la Universidad de Santiago de Compostela y  durante mi etapa formativa estuve muy ligada al tercer sector, participando como  voluntaria en varias organizaciones en el ámbito de la educación ambiental.

Mi primera experiencia profesional comenzó en una ONG en Lisboa, con dos proyectos: uno técnico relacionado con mi titulación y otro dentro de la educación ambiental. A mi regreso a España trabajé como ingeniera en el sector forestal, sin embargo mi pasión siempre ha estado en el sector de la ONGs.  Así fue como llegué a Solidariedade Internacional de Galicia, comenzando en 2010 con unas prácticas formativas de Gestión de Entidades No Lucrativas, me quedé como voluntaria, he formado parte de la junta directiva, participado como educadora en proyectos de Educación para Desarrollo y desde Febrero de este año me encargo del área de Comercio Justo.

¿Cómo ha afectado el hecho de ser mujer en este desarrollo? ¿Cómo es el número de mujeres en puestos de responsabilidad en tu entorno profesional, (bajo o alto)? ¿Por qué crees que es así?

Durante mi etapa dentro del sector forestal mis oportunidades laborales fueron muy reducidas por el hecho de ser mujer, era un mundo completamente masculino, donde abrirse un hueco siendo mujer era difícil y por supuesto llegar a un puesto alto casi imposible, por lo menos aquí en Galicia yo lo viví de esa manera.

Sin embargo en el Tercer Sector las cosas son totalmente contrarias, el número de mujeres que trabajan es este sector es muy alto, alrededor de un 70%, está completamente feminizado; aunque es cierto que este porcentaje se reduce en puestos  de mayor responsabilidad, sin embargo la brecha no es tan grande como en otros sectores.  Creo que la feminización de este sector tiene que ver con la mayor implicación que sienten las mujeres con el objetivo social que persiguen las ONGs y también el compañerismo  y el buen ambiente de trabajo.

Desde Solidariedade Internacional desarrolláis proyectos en países en vías de desarrollo, ¿contáis con una especial atención al tema de pobreza y género?

En todos los proyectos que desde Solidariedade Internacional desarrollamos tenemos en cuenta la perspectiva de género.

En el área de Educación para el Desarrollo, que implementamos en el territorio gallego,  trabajamos  la igualdad de género de una forma transversal en todos los proyectos: promocionando la igualdad de derechos y oportunidades, visibilizando la situación de la mujer, utilizando un lenguaje no sexista, defendiendo la coeducación y el papel de la mujer como transmisora cultural… Y a lo largo de estos años hemos  llevado a cabo proyectos con temática específica en la sensibilización sobre la igualdad de género, comenzamos en 2002 con “Mundo, no es masculino singular” , continuando con “Esclavas en el siglo XXI”, “Iguales en el 2015”  y “Tejiendo historias de mujer”.

En las otras dos áreas: Cooperación Internacional y Comercio Justo trabajamos el tema de pobreza y género de una manera global. Se trabaja el empoderamiento de la mujer, tan necesario en países donde la pobreza sacude con mayor dureza a las mujeres y para romper con esto es muy importante liberar su potencial productivo. Hay numerosos estudios que demuestran que si las mujeres ganan dinero lo invierten en su familia, más concretamente en mejorar la vida de sus hijos y esto contribuye de manera relevante para el desarrollo sostenible.

Más concretamente el Comercio Justo es una manera productiva de erradicar la pobreza en los países del Sur y además cuenta como base fundamental de su estrategia de desarrollo con el criterio de certificación de igualdad entre hombres y mujeres.  Nos comprometemos  con la igualdad de sueldos por el mismo trabajo y la plena participación de las mujeres en la toma de decisiones sobre los beneficios obtenidos de las ventas de los productos.

El 80 % de los miembros de las cooperativas artesanales de Comercio Justo son mujeres, la mayoría en una situación desfavorecida, y gracias a ello tienen acceso a una mayor autonomía económica, aumentan su autoestima,  ganan en independencia y libertad y tienen una mayor participación en la política a través de la participación en sus cooperativas.

Existe un término acuñado en los años 80 que denomina a este fenómeno “feminización de la pobreza” que defiende desarrollar indicadores específicos para conocer la situación real de las mujeres en situación de pobreza, causas y consecuencias de ello. En un estudio del 2014 llamado “La pobreza en España desde una perspectiva de género” se muestra que con las métricas tradicionales apenas hay diferencias entre hombres y mujeres, no obstante, casi un 50% de las mujeres casadas serían pobres si estuviesen solteras, ya que el trabajo reproductivo y del hogar y el coste de oportunidad de dedicarse a estas tareas no es contabilizado monetariamente y, sin embargo, es tremendamente beneficioso a la hora de obtener recursos por parte de sus cónyuges. ¿Son las políticas de igualdad lo suficientemente potentes en España o nos encontramos aún en una etapa incipiente? ¿Qué otras acciones son necesarias desarrollar para acabar con esta situación?

Desde mi punto de vista, las políticas de igualdad en España no son potentes y en los últimos años hemos dado un paso atrás muy grande en este largo camino. El año pasado la Plataforma CEDAW Sombra España presentó el “Informe Sombra 2008-2013” firmado por más de 260 asociaciones de mujeres y ONGs. En este informe se denuncia el incumplimiento de las acciones en materia de igualdad y políticas de género en España, suspendemos y con mala nota.

Dado que en los últimos años se ha reducido mucho el presupuesto para las políticas de igualdad, dudo que con menos recursos se estén implementando los servicios de una forma eficaz y mucho menos avanzando y mejorando la situación actual.

Para mi es muy difícil visualizar acciones concretas que terminen con la situación actual, el camino hacia la igualdad de género de nuestra sociedad es un tema muy complejo, pero si creo que las bases del camino deberían ser un compromiso individual de cada persona con un tema tan preocupante e importante para el futuro de nuestra sociedad, así como trabajar desde la educación para cambiar la realidad actual, ¿y cómo? desde la coeducación, es decir, fomentar las potencialidades e individualidades de niñas y niños, con independencia de su sexo.

Y considero importante para avanzar en políticas de igualdad que el Gobierno debería empezar por un diagnóstico real de la situación actual. Y una vez puestas en marcha las políticas acordes con la situación, éstas deberían ir acompañadas de procesos de seguimiento y evaluación continuos, ya que las demandas y necesidades cambian con el tiempo y con el efecto de las acciones que se desarrollan.

La violencia es la gran lacra que arrastra la humanidad contra mujeres y niñas a nivel mundial: la explotación sexual, trata de mujeres, matrimonios concertados, venta de hijas menores, violaciones, esclavitud… y evidentemente a mayor pobreza, mayor vulnerabilidad ¿Cómo se puede luchar contra la violencia desde la perspectiva económica?

Sin lugar a duda la violencia de género a día de hoy es una lacra tanto en los países desarrollados como en los que están en vía de desarrollo, en estos últimos las dificultades a las que se enfrentan las mujeres para evitar o escapar de esta violencia son todavía mayores, tienen menos independencia económica y menos vías de escape, también se enfrentan a normas sociales que en el mejor de los casos ignora la violencia a las que están sometidas y a veces hasta son sancionadas por denunciarlo.

La vulnerabilidad a la violencia está muy ligada a la escasez de recursos económicos que faciliten a la mujer una independencia económica que nos permita evitar y huir de estas situaciones. Por consiguiente, creo que la independencia económica de la mujer es un punto principal en la lucha contra la violencia, debemos empoderarnos y mantenernos unidas para cambiar la visión patriarcal-capitalista existente.

Y ya para terminar, completa esta frase: Visto de naranja porque es la mezcla de rojo y amarillo, combina la pasión del rojo en la lucha por un mundo sin desigualdades y el optimismo del amarillo en que esa lucha conseguirá el CAMBIO.

¡Muchas gracias Zaida!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Si has llegado hasta aquí también te puede interesar...

Hey there!

come here often?

Login To Come In