• Background Image

    EL BLOG DE intheMOVE

21 Julio, 2017

Salario emocional: menores costes, mayores beneficios

Hoy, queremos hablaros de una pequeña parte de la gestión de personas dentro de una estrategia responsable. Un claro ganar-ganar para todas las partes: el salario emocional.

Gestoría Nicolás Nomás.

María trabaja en una empresa de servicios. En total son 15 trabajadores y la mitad no se hablan. Cuando llega por las mañanas no dice ni hola porque sabe que nadie le devolverá el saludo. Nicolás es el dueño, un tipo con las ideas claras. Sabe que es lo que hay que hacer, cuándo, cómo y quién tiene que hacerlo. Nunca se equivoca y, si es así, la culpa es de que está rodeado de incompetentes. El trabajo parece no estar nunca bien hecho porque siempre se queja, recrimina delante del resto de compañeros y exige más compromiso y autonomía. El horario es sagrado, llegar 1 minuto tarde es sinónimo de falta de compromiso, al igual que querer irse a la hora. María suele salir a las 20.00 aunque su jornada termine a las 18.00 porque quiere prosperar en su carrera.

Industria el no va más.

Andrea trabaja en una industria. Cada mañana llega acompañada de su fiel amiga y mascota Pipa, una perra mestiza de unos 5 años y 20 kilos. Tanto Andrea como Pipa saludan efusivamente a sus compañeras y compañeros. Como no entran todos a la misma hora, el momento café de las 11 es sagrado para ponerse al día y compartir unas risas. Cuando trabaja desde casa lo que más echa de menos es ese ambiente. En su empresa la figura del jefe se diluye entre las responsabilidades que cada uno de los 10 que forman la organización tienen. Trabajan por proyectos y cada uno se encarga de partes concretas y se asegura de cumplir en tiempo y forma. Muchas de las decisiones que se toman son consultadas y consensuadas entre todos. Este año ha asistido a dos cursos de formación, uno para aprender sobre temas técnicos y otro de mindfulness para trabajar la presencia plena.

La costosa decisión.

Seguramente nos hayamos reconocido en alguna de las descripciones o conozcamos a gente que encajen en ellas. Estos relatos nos sirven para hacernos algunas preguntas:

  • ¿En qué empresa preferirías trabajar?
  • ¿En cuál crees que existe una mayor tasa de absentismo laboral?
  • ¿Quién crees que cambiaría antes de empresa, María o Andrea?
  • ¿Quién crees que es mas productiva, María o Andrea?

La gran mayoría, contestamos que preferimos trabajar en la empresa de Andrea, que existe mayor absentismo en la de María y que María en cuanto tenga la oportunidad, marcha sin mirar atrás a trabajar a otro lado porque donde está no se siente valorada y su frustración no le permite sacar apenas trabajo adelante. No sabemos cuánto cobran, pero somos capaces de apreciar una serie de intangibles que nos llevan a responder así.  La razón, es porque estamos teniendo en cuenta el salario emocional.

El salario emocional se compone de una serie de medidas que hacen que los y las trabajadoras se encuentren mejor, a gusto. Que sientan que forman parte de un proyecto conjunto, que su trabajo es apreciado, valorado y que su bienestar físico y mental, cuidado.

Para las empresas, contar con empleados motivados y que se sientan parte de la organización, es asegurarse una mayor productividad. Además, sus bajas por absentismo laboral serán apenas inexistentes, el coste de rotación de personal, mínimo, y el resultado de su trabajo, excelente. De manera que reducen costes y aumentan beneficios. Todos estos indicadores afectan directamente a la cuenta de resultados. Una relación win-win en toda regla.

La buena noticia es que ponerlo en marcha no implica una gran inversión. Para poder implantar una serie de medidas que aseguren el bienestar de la plantilla, es necesario realizar ajustes que, si bien no son costosos, precisan de una voluntad de cambio y coherencia, mucha coherencia. Hoy os hablamos de algunos de ellos.

El poder del tiempo: Flexibilidad horaria.

El poder gestionar el tiempo es uno de los mayores anhelos de cualquier persona. Una de las medidas más valoradas y que no requiere más esfuerzo que una buena organización. Dependiendo del puesto de trabajo, esta flexibilidad podrá ser en el horario de entrada, salida o ambos, y será más o menos libre en función de las posibilidades. Algo clave en esta aquí es asegurarnos que no genere diferencias sustanciales en diferentes puestos y se convierta en una fuente de conflictos.

Hoy aquí y mañana allá: Teletrabajo.

 El presencialismo en España sigue valorándose a pesar de que todos los estudios relacionados con la productividad lo contradicen. Para permitir el teletrabajo, es necesario tener una confianza plena en el trabajo que desarrolla la persona, en su autonomía y compromiso. Esto se relaciona directamente con el tipo de liderazgo presente en la cultura organizacional. Si no hay una relación basada en la confianza, la tendencia al control es mayor, la capacidad de autonomía menor y la posibilidad de teletrabajar, inexistente.

Extras que me vienen ya dados: Beneficios sociales.

Recibir una parte de salario que no se considere retribución a efectos de IRPF pero que te permita disfrutar de servicios y productos que consumes, es un valor muy apreciado. El ticket restaurante, el bono guardería, el abono de transporte, internet, coche, teléfono y/o ordenador de empresa, el seguro médico privado… son algunos ejemplos. Aquí la clave está en comprender bien las necesidades de la plantilla, puesto que tener un bono guardería cuando la media de edad está por encima de 50 años, no será percibido como un beneficio.

Una para todas y todas para una (persona): Liderazgo participativo.

Una cultura organizacional que promueve la innovación, el aporte de ideas, la autonomía, la participación en la toma de decisiones, comparte las responsabilidades y tiende a la autoorganización, no es utopía. Además, es una de las características más valoradas por los jóvenes pertenecientes a las generaciones de millennials y siguientes. La figura del jefe autoritario está en vías de extinción dando paso a una nueva forma de organización que tiende a relacionarse sin niveles de jerarquía, donde priman la colaboración, la flexibilidad y adaptación continuas. La mayor dificultad de ese modelo es el profundo cambio personal que tiene que darse en los responsables de la empresa.

Valores, tradiciones y rituales de mi empresa: Cultura organizacional.

Cada organización tiene la suya. El problema es si es o no proclive al bienestar o por el contrario, al malestar. Necesitamos revisar la misión, visión y valores, tenerlos claros, ser capaces de trasmitirlos y mantener un discurso y una acción coherentes. Cada vez más, los empleados buscan sentirse identificados con las marcas para las que trabajan, sentir que su trabajo sirve para algo más. Así mismo, que ese trabajo se valore, se reconozca y se recompense tanto individual, como grupal y socialmente. Acciones que impliquen a los empleados y sus familias a contribuir con causas sociales y ambientales, refuerzan estos valores y fidelizan.

Los trabajadores son personas que trabajan: Formación profesional y desarrollo personal.

El coste de formar trabajadores es alto, de ahí que fidelizarlos sea una prioridad cuando invertimos en su desarrollo. En los tiempos que corren, es necesario estar a la última en conocimientos técnicos, pero también en habilidades que nos permitan tener una plantilla mejor avenida, más implicada, fidelizada y feliz. La gestión emocional, escucha profunda, o el manejo del estrés son algunas de las habilidades que mayores ventajas nos reportan tanto a nivel individual, como colectivo. El crecimiento profesional debe ir en paralelo con el personal, en todos los niveles de la organización. La coherencia, una vez más, es la clave del éxito en la gestión de personas.

Y como en intheMOVE nos esforzamos por ser coherentes en nuestro día a día, os dejamos una foto de nuestro trabajador más flojeras en su puesto. La fidelización de este pequeño se hace a base de galletitas 😉

14 Julio, 2017

RSE EN GALICIA, DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA… O ES AL REVÉS?

El pasado martes 11 de julio se entregaron en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela los Premios RSE de Galicia. En su segunda edición, estos galardones impulsados por la Xunta de Galicia recayeron en doce empresas de nuestra comunidad autónoma.

EMPRESAS PREMIADAS

foto premios RSE16

Foto de familia de los premiados. Fuente: Xuna de Galicia

Las distinciones versan sobre cuatro ámbitos de actuación: económico, social, ambiental y conciliación e igualdad, y reconocen a organizaciones en las categorías de pequeña, mediana y gran empresa. Así:

Ámbito social:

  • Gran empresa: Quesería Entrepinares.
  • Mediana empresa: Grupo Caeiro.
  • Pequeña empresa: Casa Grande de Xanceda

Ámbito económico:

  • Mediana empresa: Real Club Deportivo de La Coruña.
  • Pequeña empresa: Metal Ferrol.

Ámbito ambiental:

  • Gran empresa: ABANCA.
  • Mediana empresa: Grupo Caeiro.
  • Pequeña empresa: Revertia.

Ámbito conciliación e igualdad:

  • Gran empresa: Grupo PSA-Citroen.
  • Mediana empresa: Pescados Rubén.
  • Pequeña empresa: Promove Consultoría.

Además, el jurado decidió otorgar dos menciones: en el ámbito social a Ledisson A&IT y en el ambiental a Trameve.

LA DIFUSIÓN DE LA RSE

Estos premios es una de las iniciativas que más contribuye a la difusión de la RSE en Galicia, ya que visibiliza a empresas que han hecho de la responsabilidad social una de sus estrategias de acción y que impulsan proyectos con verdadero impacto social en Galicia.

Y esto, hoy en día, sigue a ser muy necesario porque nosotras nos seguimos encontrando con muchas empresas que no saben lo qué es la responsabilidad social o que consideran que es algo ajeno a ellas, y nada más lejos de la realidad.

RSE, ¿QUÉ ES?

Que a estas alturas tengamos que incidir sobre lo que es la responsabilidad social resulta un poco agotador, pero allá vamos. Una de las definiciones más reconocidas es la que promueve la Estrategia Española de Responsabilidad Social que indica que “la responsabilidad social de la empresa es, además del cumplimiento estricto de las obligaciones legales vigentes, la integración voluntaria por parte de la empresa, en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, ambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias y de los impactos que derivan de sus acciones”.

Esta definición engloba conceptos importantes y relativamente recientes, como son la asunción de la necesidad de cumplir con requerimientos establecidos por la legislación y el reconocimiento de la creación de valor compartido entre todos los grupos de interés. Además, asume que los principios de la RSE deben estar insertados en el núcleo de la organización, al vincularlos directamente a su gobierno y su gestión.

La importancia de la transparencia y la ética como atributos irrenunciables de la gestión empresarial permite que organizaciones que apuestan por la RSE estratégica la consideren un instrumento competitivo que permite gestionar mejor la organización, los riesgos de manera más eficiente y atraer y retener tanto clientes como empleados, así como mejorar su reputación. De esta forma lograr convertirse en organizaciones sostenibles, organizaciones que se mantienen diversas y productivas con el transcurso del tiempo.

FALSOS MITOS DE LA RSE

Entonces, ¿qué es lo que falla? ¿Por qué cuesta tanto que las empresas adopten la RSE como estrategia de crecimiento de negocio? Quizás algo tenga que ver con estas falsas creencias del imaginario colectivo de las organizaciones:

LA RSE ES PARA LAS GRANDES CORPORACIONES. Falso. El tamaño no importa, toda organización puede poner en marcha acciones de responsabilidad social. Sí es cierto que, muchas ocasiones, lo que se acaba reconociendo como RSE son proyectos de grandes empresas, pero eso es debido a que la inversión en comunicación asociadas a las mismas es muy elevada. Las empresas pequeñas si bien no tienen ese alcance público con sus proyectos, su impacto social puede ser igual o mayor que las acciones impulsadas desde entidades mayores.

LA RSE NECESITA MUCHA INVERSIÓN. Falso. No se debe analizar la gestión estratégica responsable desde el punto de vista de un coste, sino de sus potenciales beneficios. Es muy necesario en ocasiones dar una vuelta a los negocios y convertir esas dificultades, cargas y limitaciones en fortalezas y oportunidades.

LA RSE ES MUY COMPLICADA. Falso. No es necesario que las empresas se inicien en la responsabilidad social en temas complejos vinculados a la rendición de cuentas, memorias… La clave de la RSE reside en ser capaz de realizar acciones que encajen perfectamente con la estrategia de negocio y esté correctamente dimensionadas para las organizaciones.

Podríamos seguir derribando estos mitos, pero lo cierto es que la responsabilidad social es real, que muchas pequeñas y medianas empresas ya lo están haciendo de manera “silenciosa”, sin llamarlo RSE y sin comunicarlo. Desde intheMOVE animamos a todo el tejido empresarial gallego a que impulse en sus organizaciones la RSE y que contribuyan a hacer de Galicia un lugar todavía más especial para vivir, para trabajar y para soñar en un futuro mejor.

 

7 Julio, 2017

¿Qué es la facilitación y para qué sirve?

Hace algo menos de un año que comenzamos a trabajar con Cruz Roja Lugo, y no podemos estar más satisfechas con esta relación.

A lo largo de estos meses, hemos desarrollado toda una serie de sesiones tanto internas como externas para ir reforzando la relación que mantienen con las empresas de su entorno. El objetivo es canalizar a través de la responsabilidad social nuevas formas de relación en entre empresas y ONG’s, relaciones win-win que permitan crecer y salir beneficiadas ambas partes.

Para ello, nos estamos valiendo de la organización de una serie de eventos en formato After Work en el que miembros de Cruz Roja y de empresas de diversas ramas, se encuentran para hablar sobre las necesidades de unos y otros y encontrar los nexos de unión. Estas sesiones están “facilitadas” por nosotras, buscando la participación activa, la expresión de necesidades reales, la profundización en las problemáticas, la propuesta de soluciones y la adquisición de compromisos. Pero ¿qué es eso de la facilitación y cuál es nuestro papel? A continuación, os aclaramos algunos términos.

¿Qué es la facilitación?

Dice el IIFACE (Instituto de facilitación y cambio) que la facilitación es “el conjunto de habilidades, técnicas y herramientas para crear las condiciones que permitan un desarrollo satisfactorio de los procesos grupales y personales; tanto en la consecución de sus objetivos y realización de su visión, como en la creación de un clima relacional donde reine la confianza y una comunicación fluida, empática y honesta”.

Como su propio nombre indica, la facilitación consiste en facilitar o hacer más fácil el entendimiento entre distintas personas con un objetivo común en un proceso concreto. Cada proceso es diferente, y requiere una facilitación distinta. En función del público, el tiempo, pero, sobre todo, los objetivos, se diseña un proceso orientado a esos resultados esperados.

¿Qué es ser un facilitador o facilitadora?

El facilitador es como un director de orquesta en las sombras. Conduce el proceso grupal en función de las necesidades del mismo, creando las condiciones necesarias para el diálogo profundo, abriéndolo a los propios participantes. Su figura aparece y desaparece según la necesidad a lo largo de las sesiones. Custodia el tiempo, el ritmo y el flujo de trabajo y gestiona los conflictos.

Una persona facilitadora es imparcial, neutral, no tiene por qué saber del tema a tratar, no se adueña del proceso y permite la participación efectiva de todos y cada uno de los miembros del grupo.

Las características principales de un facilitador son la capacidad de escucha profunda, que le permite percibir el clima grupal, la flexibilidad, para poder adaptarse a las necesidades concretas de ese grupo, la empatía para entender el momento en el que se encuentra cada persona en el proceso, la capacidad de síntesis, que le permite conectar ideas y agruparlas, la organización, ya que debe ser capaz de gestionar tiempos y procesos, y, por supuesto, la capacidad de fluir con el grupo.

En nuestro caso, estamos muy influenciadas por el Art of Hosting, o el Arte del liderazgo participativo, creemos firmemente en la figura de un “host”,  de esa persona anfitriona, y cuando facilitamos los hacemos desde esa perspectiva. Como si quisiéramos invitar a alguien a nuestra casa, cuidando todo el proceso para que cada persona participante se sienta bienvenida, en casa, en confianza, cuidando del espacio, del tiempo, del proceso y de las personas a la vez.

¿Para qué se utiliza la facilitación?

Desde intheMOVE empleamos la facilitación en todos los procesos grupales que conducimos ya que consideramos básico el entendimiento y el bienestar de todas las personas participantes en un proceso grupal.

No es raro escuchar que las asambleas o la toma de decisiones conjunta son procesos largos y tediosos. Procesos tensos, en los que aparecen conflictos y divergencia de pareceres que bloquean los resultados, frustran a los participantes y envilecen el clima entre los mismos.

La facilitación sirve para evitar eso. Es un medio, pero también un fin. Cuando pones a un grupo de personas a trabajar con unos principios y dinámicas diferentes, los resultados son distintos. Si éstos se basan en el respeto de la palabra, en la escucha profunda para entender (no para contestar), en expresar miedos, deseos, sueños, en tejer una red de confianza y aprender a relacionarse de otro modo, la propia facilitación se convierte en una herramienta de mejora más allá de la sesión. El resultado obtenido es compartido y las sensaciones se mantienen en el tiempo.

Usamos mucha facilitación en juntas directivas de empresas, con equipos de trabajo pero también organizamos eventos participativos con distintos grupos de interés para conocer mejor qué necesidades y/o percepciones tienen o simplemente, desarrollar propuestas conjuntas. Podemos aplicar la facilitación en:

  • La toma de decisiones.
  • El trabajo de conflictos de equipo.
  • Procesos de transformación organizacional.
  • La creación de nuevas líneas de negocio.
  • Nuevos proyectos comunitarios.
  • La profundización en los valores organizacionales.
  • El diseño de proyectos conjuntos.
  • Estrechar lazos entre los miembros del equipo.
  • Y tantas situaciones como motivos por los que juntarse para un fin común existan 😉

Si quieres saber más sobe nuestros eventos de facilitación y participación puedes echar un vistazo a los siguientes videos:

Foro Abanca Responsable: La Rentabilidad Social.

III RSEncuentro:

29 Mayo, 2017

La rentabilidad social, temática del II Foro ABANCA Responsable

El pasado viernes 26 de mayo, tuvimos la oportunidad de facilitar el II Foro ABANCA Responsable enfocado en La rentabilidad social, y no podemos estar más contentas con el resultado.

Desde intheMOVE, sabéis que creemos firmemente en las metodologías que permiten la activación de la inteligencia colectiva, la escucha profunda y las conversaciones significativas, y eso fue exactamente lo que pudimos disfrutar en este Foro.

Tras una breve presentación de Tatiana Suárez, directora de RSC de ABANCA, contamos con Juan Vázquez, director de Martín Codax, presidente del Clúster de la alimentación y viticultor, como le gusta él que también se le presente. Juan es un apasionado de la economía social y no existe mejor persona para desechar la idea del buenismo de una vez por todas cuando se habla de impacto social o medioambiental. Tiene la capacidad de hacer una relación directa entre la rentabilidad y la aplicación de la sostenibilidad a la estrategia de la organización, demostrando cómo es posible llevar a cabo acciones win-win.

Acto seguido, y siguiendo el espíritu dinámico del formato diseñado, presentamos las experiencias Made in Galicia. 4 iniciativas empresariales de éxito con altas cuotas de impacto social. La primera de las intervenciones fue de Nuria Varela-Portas, directora de Pazo de Vilane. Nuria dejó claro que todo el proyecto se basa en la idea de devolverle al Pazo su significado original, ser un generador de riqueza en Antas de Ulla. Riqueza económica, riqueza etnográfica, riqueza social, riqueza ambiental. El siguiente en participar fue Xosé Pérez, director de nuevos proyectos de Kalandraka, editorial de cuentos infantiles que nació con el objetivo de contribuir a la normalización lingüística con libros de altísima calidad literaria y estética.  Kalandraka trabaja a nivel mundial y sus acciones de fomento de la lectura van desde los cuentacuentos, pasando por la participación en ferias, hasta la organización de concursos literarios internacionales, a través de la maravillosa visión de “libros para hacer del mundo un lugar mejor”.

Pablo Gómez, gerente de Clesa y director de la división de lácteos de Clun, nos habló de la importancia que el trabajador, la cultura y los valores de la organización tienen en su modelo. Y ya, por último, tuvimos el placer de escuchar a Lucía Saborido, de Saraiva, que están a punto de inaugurar su primera residencia para personas mayores y/o dependientes, siguiendo un modelo denominado Housing, situada en pleno centro de Pontevedra, y que contará con una guardería integrada para facilitar la conciliación a las trabajadoras, pero también para ser un espacio de encuentro intergeneracional.

Tal como se pretendía, las experiencias compartidas nos hicieron soñar, inspirarnos, tomar algunas notas importantes. El Foro podría haber terminado aquí, y habría sido un éxito total por la calidad de ponentes y la fluidez de las intervenciones, sumado a la distribución del espacio, que generaba un ambiente íntimo y acogedor. Sin embargo, nosotras sabíamos que llegado este momento se habría generado la atmósfera perfecta para que los propios asistentes se convirtieran en protagonistas y contaran sus propias historias, y gracias a la innovadora visión del departamento de  RSC de ABANCA, pudimos llevarlo a cabo.

Así, Noelia y Pilar, facilitaron un World Café, una dinámica de trabajo en pequeños grupos rotativos en los que, con la excusa de contestar a las preguntar pautadas, los asistentes tuvieron la oportunidad de conocerse, compartir opiniones y asentar ideas. Comenzando por una tímida primera ronda, el clima fue subiendo hasta llegar a vibrantes conversaciones en las que se compartían anécdotas, risas y propuestas. La aceptación fue tan buena que tras alguna crítica inicial debida a la “pereza” de ponerse a trabajar, pasaron al “hay que dejar más tiempo para esta parte”, y aquí, es dónde reside la verdadera magia de la facilitación 😊

Nos quedó claro a través de la cosecha de las conversaciones que las personas participantes relacionan el impacto social con el propósito de la organización, con los valores, y, sobre todo, con la imagen que ésta proyecta. La reputación, el bienestar e identificación de los trabajadores con la empresa, y la rentabilidad son los principales beneficios identificados. Además, se habló mucho de la importancia de la comunicación y la transferencia de información entre los diferentes agentes para entender necesidades y apoyos de unos y otros y, sobre todo, multiplicar el alcance de la rentabilidad social de las organizaciones.

Para terminar disfrutamos de tres experiencias en el market place, VermisLAB, Granxa do Souto y Realkiddys y un maravilloso cóctel en el que seguir charlando y conociéndonos.

Para nosotras es fascinante aplicar metodologías propias del Lidereazgo Participativo o de Dragon Dreaming en entornos profesionales donde normalmente se desconocen, y ver la buena acogida y los buenos resultados que generan. Creemos que otra forma de hacer eventos es posible, que existen grandes comunicadores que pueden y deben tener categoría de ponentes pero que también todas y cada una de las personas asistentes tienen algo que decir, aportar y compartir. Por eso es tan importante dejar el espacio para que esto ocurra y conseguir así enriquecer las relaciones, potenciar las sinergias y engrandecer a los anfitriones del mismo.

30 Marzo, 2017

Comunicación y ODS

El pasado martes 28 de marzo tuvo lugar en Santiago de Compostela la 100 Jornada Corresponsables en la que se han abordado las claves de la comunicación responsable y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en la que se ha presentado ante empresas y sociedad civil el Anuario Corresponsables 2017.

asistentes

Asistentes a las Jornadas, © Corresponsables

Con el foco puesto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en cómo la comunicación puede ayudar a impulsar su conocimiento entre las empresas y la sociedad, la jornada ha servido también para analizar la situación de la RSE en Galicia y conocer de primera mano la implicación de empresas y grupos de interés por el desarrollo sostenible.

En la inauguración, Covadonga Toca, Secretaria General de Empleo de la Consellería de Economía, Empleo e Industria ha asegurado que “desde hace muchos años la RSE es un pilar básico de nuestra actividad como Gobierno y tiene carácter transversal” y que la Xunta de Galicia trabaja “para llevar la RSE a todo el tejido empresarial, sobre todo a las pymes, porque la introducción de este modelo de gestión se traduce en iniciativas empresariales de éxito”.

Posteriormente, Tatiana Suárez, directora de RSC de ABANCA, comentó en la inauguración que “es necesario extender la RSE a toda la sociedad, explicar que la RSE no es solo acción social y que su integración en el negocio genera ventajas competitivas y activos intangibles para las organizaciones”.

Para finalizar, Pablo Martín, director de Corresponsables en España ha remarcado el papel del Anuario Corresponsables como “canal de comunicación de las iniciativas responsables de todo tipo de organizaciones”. Martín destacó el papel de la Xunta de Galicia como administración pionera en materia de RSE y animó a que siguiera impulsándola entre las empresas y la sociedad.

EMPRESAS, COMUNICACIÓN Y ODS

Tras la inauguración, la jornada daba paso a una mesa de debate sobre cómo contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de la comunicación, moderada por Elena Ramallo, de la Cátedra Internacional RSC Banco Santander de la Euroregión (Galicia-Norte de Portugal).

En este diálogo, la directora de RSC de ABANCA, Tatiana Suárez, inauguraba la sesión con una máxima: “Hay que trasladar a la sociedad que la RSE es la clave para lograr la sostenibilidad de las organizaciones”. Y para lograrlo, aseguró que “las alianzas son clave para que la RSE avance”. Adicionalmente, Tatiana comentó que desde ABANCA detectan la necesidad de “fomentar más colaboraciones con las ONG”.

Por su parte, Antonio Cortés, director de Marketing de Gadisa, ha explicado que “hemos mejorado en transparencia y rendición cuentas porque es necesario que la sociedad conozca mejor nuestro desempeño”. Antonio ha explicado cómo han adaptado su estrategia de RSE para incluir aquellos temas que realmente interesan a sus grupos de interés, por ello, su línea de acción de consumo responsable y vida saludable tiene cada vez más peso dentro de sus actuaciones. Programas como su tráiler saludable acumula “más de 25.000 visitas anuales, en su recorrido por localidades de Galicia y Castilla y León” y el proyecto educativo ALIMENTES, acerca contenidos sobre consumo responsables, alimentación saludable, vida activa y desperdicio alimentario “a 8.700 estudiantes de educación infantil y primaria de Galicia y Castilla y León”.

Marcela Domínguez, directora de Recursos Humanos de R, ha señalado que “el nuevo plan 2016-2018 de RSE recoge los ODS, las recomendaciones de Buen Gobierno y el Acuerdo de París”, además de integrar las políticas de Euskaltel, su compañía matriz. Domínguez ha apuntado que “la innovación es la clave para mejorar la competitividad y la sociedad y sobre la que se asienta nuestra actividad”.

COMUNICACIÓN, ODS Y GRUPOS DE INTERÉS

grupos-interes

Mesa de grupos de interés, © Corresponsables

Más allá de las empresas, también los grupos de interés son un agente fundamental en la contribución a los ODS a través de la comunicación. Noelia López Álvarez, consultora de Sostenibilidad y RSE de intheMOVE, moderó esta mesa con stakeholders en la que Carlos Rosón, director de IGAXES3, recordó que la misión de la entidad es “empoderar a las personas en riesgo de exclusión social para integrarlos sociedad” y, para ello, quieren “generar colaboraciones de impacto que nos ayuden a cumplir nuestra misión de inserción social y laboral”.

Suzana Mihalic, directora de Comunicación e Imagen Corporativa de la Fundación Barrié, nos explicó que desde su organización se trabaja “para fomentar el bienestar de la sociedad”. Entre las múltiples acciones que desarrolla la Fundación para promover el desarrollo socioeconómico de Galicia destacó, por su carácter innovador, la puesta en marcha del programa ‘Más Social’, que nace con el objetivo de mejorar la gestión directiva de las ONG y profesionalizar su funcionamiento.

Andrés Pilas, director de Desarrollo de Negocio en Ambical, ha manifestado la importancia de promover la RSE entre las pymes y “hacerles ver que la Responsabilidad Social es rentable y que influye directamente en su cuenta de resultados”. Por su parte, Marcos Torres, secretario del CERGI de la Universidad de Santiago de Compostela, ha considerado que “la Universidad debe ser una entidad en la que se promueva la RSE a nivel interno, no sólo a nivel externo” y destacó que han formado a más de 1.000 alumnos en los cursos de RSE que promueven.

CLAUSURA

El cierre de la jornada corrió a cargo de María Coutinho, Subdirectora General de Relaciones Laborales de la Consellería de Economía, Empleo e Industria. María compartió sus reflexiones con los presentes, asegurando que estaba convencida de que “la comunicación es una de las mejores herramientas para sensibilizar sobre la importancia de la RSE y la necesidad de comenzar a implantar los ODS”. Asimismo, adelantó alguno de los resultados del nuevo informe del Observatorio de RSE de Galicia y anunció que en breves será presentada la nueva Estrategia de RSE 2017-2020 de la Xunta de Galicia, “en la que los ODS estarán muy presentes y en la que se está involucrando toda la Xunta de Galicia y a todos los grupos de interés”.

Texto: Corresponsables e intheMOVE.

8 Marzo, 2017

Reflexiones en torno al feminismo un 8 de marzo cualquiera

La violencia ejercida contra niñas y mujeres, así como las desigualdades tanto institucionales como estructurales existentes a nivel mundial, hacen del género femenino el colectivo discriminado más amplio de la humanidad. Aproximadamente el 50% de las personas sufren de discriminación por el mero hecho de ser mujeres.

La ONU estima que 1 de cada 3 mujeres sufrirá violencia a lo largo de su vida. A pesar de que en la educación primaria existe casi la paridad en número de niñas y niños en todo el mundo en cuanto a la formación, la brecha va en aumento a medida que subimos en niveles tanto de estudios como salariales y de responsabilidad. La brecha de género es una realidad en todos los países del mundo, y los medios de comunicación no hacen si no repetir los estereotipos que perpetúan estas realidades.

El Día Internacional de la Mujer es un día mundial para recordar los logros sociales, económicos, culturales y políticos de la mujer gracias a las feministas que han luchado por ellos; y, por otro lado, revindicar la desigualdad que aún sigue existiendo en pleno S.XXI a nivel mundial. La Comisión Europea nos alerta de que los avances hacia la igualdad de género en la UE son demasiado lentos, evaluando que, al ritmo actual, costará unos 70 años lograr la igualdad salarial entre hombres y mujeres, y en España esta estimación asciende a 169 años. ¡169 años!

No obstante, y a pesar de que los datos son claros y hablan por sí solos, este mismo sistema que oprime y segrega a la mujer, también ciega a la gran mayoría de personas (sin importar género, etnia, origen o clase) en el entendimiento de que el mundo en el que vivimos ha sido creado por y para hombres (en concreto hombres blancos heterosexuales con poder y dinero) y que nosotras ni participamos en ese diseño, ni se esperaba que formáramos parte de él. Llegamos a la fuerza, porque rara vez el grupo dominante está dispuesto a compartiFeministasr sus privilegios, y menos aún, renunciar a ellos. Para que las mujeres podamos estar en la situación en la que nos encontramos a día de hoy, el feminismo ha tenido que pelear por todos y cada uno de los derechos que a día de hoy nos acercan a la figura masculina. Según la RAE, el feminismo se define como la: “Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.”

El feminismo en estos días gana tantas adeptas como detractores. Es cierto que cada vez más hombres comparten e incluso se manifiestan abiertamente feministas, pero lo cierto es que existe una creciente y peligrosa hornada de misoginia que contraataca vehementemente. Esta nueva ola de misoginia pretende desacreditar al feminismo y a las feministas bajo la premisa de que la igualdad ya está conseguida, y el feminismo sólo pretende una absurda lucha de géneros por el que la mujer quiere imponerse al hombre, estar por encima, tener más derechos. Esto es, que el feminismo es el equivalente al machismo. ¿Cómo no va a existir desigualdad si el movimiento que lucha por la igualdad se compara con el que la genera la desigualdad?

Hace una semana las redes sociales se incendiaban con las declaraciones de un Eurodiputado Polaco que afirmó que “las mujeres deben ganar menos porque son menos inteligentes”. El problema no es que este señor haya dicho esta barbaridad, el problema es que este señor ha verbalizado lo que otros muchos, y algunas otras, piensan. El peligro de la falsa percepción de igualdad, y la falta de entendimiento de la perspectiva de género, es precisamente este discurso: “Si las mujeres ya tenéis los mismos derechos, tenéis el mismo nivel de estudios y no llegáis a directivas ni presidentas ni puestos de responsabilidad o estáis más en paro que los hombres, es porque no sois capaces, porque no queréis sacrificar vuestros privilegios de princesas mantenidas, porque no sois los suficientemente buenas, porque sois menos inteligentes…etc.”. Disertación muchas veces enunciada, o insinuada, por mujeres que se encuentran en una buena posición y consideran que es gracias a su trayectoria y mérito, sin tener en cuenta sus circunstancias que forman parte de que hayan llegado a esa buena posición, considerando que si las demás no lo hacen, bien es porque no quieren sacrificarse, bien porque no pueden por incapacidad.

Desde intheMOVE queremos, esperamos y aspiramos a contribuir con nuestro granito de arena para acabar con esta ceguera colectiva, con esta falsa percepción de igualdad, con esta confusión de términos. Si no eres machista, lo único que puede ser es feminista, así que profundiza en su significado, en la comprensión del macrocontexto y ayúdanos a acabar con esta injusta discriminación del 50% de la población mundial, comprendiendo que el único radicalismo de este movimiento es, en palabras de Ángela Davis: “[el feminismo es] la idea radical que sostiene que las mujeres somos personas”.

 

 

 

 

 

7 Febrero, 2017

El mundo que quiere emerger, los ODS y el 5º Congreso de RSE.

La pasada semana tuvimos el motivo perfecto para reencontrarnos con colegas de toda España: El 5º Congreso Nacional de RSE. La temática de este 2017 ha sido “La responsabilidad social en las alianzas público-privadas para el logro de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS)”.

Los ODS son los Objetivos de Desarrollo Sostenible que 193 países de las Naciones Unidas han firmado para relevar a los Objetivos de Desarrollo del Milenio acordados en el año 2000 que abarcaban hasta el 2015. En los ODS se establecen 17 objetivos y 169 metas a conseguir antes del 2030, relacionadas con el fin de la pobreza, la reducción de desigualdades, la paz, la salud y el bienestar y sostenibilidad, entre otras.

Estos ODS deben alcanzarse en un contexto internacional que es de todo menos alentador. El triunfo de Trump en EE.UU, el creciente poder de la extrema derecha en Europa, la separación de Reino Unido…no parece el mejor caldo de cultivo para la generación de alianzas o la priorización de los derechos humanos y la acción por el clima. Existe una clara hipocresía en el comportamiento de muchos países firmantes del pacto que, en sus propios marcos jurídicos, contradicen lo firmado. Países que no permiten a las mujeres conducir pero que se comprometen a conseguir el objetivo número 5 de Igualdad de Género. Y qué decir de la negación del cambio climático… ¿Puede existir algo más destructivo para el planeta?

Está claro que, si queremos desanimarnos y ver el futuro apocalíptico, este es un gran momento para hacerlo. Existe otra alternativa. Y es preguntarnos ¿Qué vamos a hacer nosotros? Como bien apunta Otto Scharmer, profesor del MIT y Co-creador de u.lab, textualmente en este artículo: “La experiencia no es lo que nos pasa, si no lo que hacemos con lo que nos pasa”. Otto apunta a algunas acciones que podemos llevar a la práctica con lo que está pasando, entre ellas, pasar tiempo con gente diferente a nosotros. Cuando más diferente, mejor. ¿La razón? Aprender a desarrollar la empatía, la compasión. Aprender a centrarnos en lo que nos une y no en lo que nos separa y, así, construir un mundo opuesto al que estamos viviendo ahora mismo.

Es por ello, que, volviendo al congreso, ha sido un encuentro tan gratificante. Podemos decir que los ODS se encuentran más en fase de incubación que en fase de implantación. Si bien es cierto que en este nuevo plan las metas están mucho mejor definidas que en el anterior, lo cierto es que no se tiene muy claro cómo proceder para alcanzarlas. De esto se ha hablado mucho en Zaragoza, está claro que el “qué” consiste en crear Alianzas público-privadas, que se estrechen lazos entre gobiernos, empresas, tercer sector y sociedad civil.  El problema, es el “cómo”. Y esto es maravilloso. Es fantástico porque unas 200 personas nos pasamos dos días hablando, reflexionando y conjeturando acerca de cómo desde nuestras parcelas de responsabilidad, podríamos ser capaces de encontrar ese “cómo”. Es decir, como dice Otto, viviendo el presente con un ojo puesto en el futuro que quiere emerger. El que de verdad queremos que emerja.

Los representantes gubernamentales presentes en el congreso, han apuntado los avances que han ido haciendo en relación a los ODS. Cómo en sus planes estratégicos están integrando estos principios rectores y, poco a poco, van guiando la acción en la medida de lo posible, haciendo énfasis en el corto plazo tenido desde su aprobación. Así mismo, también han pedido ayuda a las empresas, y colaboración ciudadana.

Por parte de las empresas, parecen ser conscientes de que se tiene que hacer más con menos. Para ello, se ha comentado en varias ocasiones las posibilidades que la digitalización aporta en la productividad. Mucho se ha hablado también de las implicaciones que esto genera y generará a nivel de empleo y equidad. El sector empresarial, igualmente, ha manifestado la necesidad de una mayor implicación por parte de la administración con las empresas que se comprometen con los ODS, y por parte de la sociedad de consumo y su capacidad de premiar o castigar con su poder de compra.

El tercer sector tiene claro que necesita las alianzas más que nunca, y es consciente de que es imprescindible un modo de colaborar diferente, sobre todo a nivel de cooperación internacional.

Todos los actores concluyeron que es necesaria una nueva manera de relacionarnos, de generar sinergias basadas en la colaboración y la corresponsabilidad. La innovación social se presenta como la herramienta clave que necesitamos desarrollar, así como el compromiso y la responsabilidad individual previa a cualquier acción colectiva. Vivimos en un mundo interconectado que necesita la implicación de todos sus agentes para poder cambiar la realidad en la que vivimos en una más justa y equitativa. Y este es el momento de hacerlo.

Para terminar, nos gustaría nombrar la brillante intervención al cierre del congreso de Adela Cortina, Catedrática de ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia y Directora de la Fundación Étnor
. En su elocuente discurso, plagado de perlas que se encadenaban una tras otra, nos quedamos con esta “Una democracia no se construye con mediocres. Se construye con personas excelentes. Personas excelentes que ponen su excelencia al servicio de la comunidad”. Pues eso. Busquemos nuestra propia excelencia y la de nuestras organizaciones, y pongámosla al servicio del mundo para alcanzar los ODS.

Gracias Congreso Nacional de RSE, WP_20170202_11_21_41_Prosiempre es un placer 😉

18 Enero, 2017

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y TURISMO SOSTENIBLE

2017 ha sido declarado por las Naciones Unidas como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Con esta iniciativa se pretende sensibilizar a los responsables de tomar decisiones y al público en general de la contribución del turismo sostenible al desarrollo, movilizando a la vez a todos los grupos de interés para que trabajen juntos para hacer del turismo un catalizador de cambio positivo.

otonho

Se puede definir el turismo sostenible como aquel “que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas” (UNWT). Por ello, la apuesta de este nuevo modelo turístico debe pasar por un uso responsable de los recursos medioambientales, un respeto hacia las características socioculturales propias de cada destino y una correcta distribución de los beneficios socioeconómicos entre todos los agentes participantes en la cadena de valor de un producto turístico.

Con el foco puesto en el uso racional de los recursos naturales, tuvo lugar ayer en Santiago de Compostela el seminario La eficiencia energética en hoteles y actividades turística, organizado por la Fundación Gas Natural Fenosa. En la presentación, Ángel Bernando Tahoces, Director General de Energía y Minas de la Xunta de Galicia, aseguró que Galicia es un destino turístico sostenible y responsable, y que es necesario la concienciación de todos los actores para preservar este valor único.

Esta jornada puso el foco en las ventajas de la implantación de acciones de eficiencia energética en el sector hotelero. Así, Óscar Barrero de PricewaterhouseCoopers, presentó las principales conclusiones del estudio Cómo impulsar la eficiencia energética en el sector hotelero, elaborado en colaboración con la Plataforma tecnológica española de eficiencia energética. En él se recogen resultados como que si el sector turístico español apuesta por la implantación de planes de eficiencia energética se podría ahorrar 210 millones de euros al año y se evitaría la emisión de 835.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. También que dependiendo del tipo de medida implantada se pueden lograr ahorros de hasta un 30%, que en gastos de entre 10 y 25 €/m2 debido a consumo de agua y energía supone un ahorro de entre 3 y 7 €/m2.

Estas cifras del potencial de ahorro hablan por sí solas. De todas formas, en el seminario también se presentaron tres casos de éxito: Meliá Hotels International con su proyecto SAVE, con la rehabilitación del Meliá Palacio de los Duques en Madrid y con el Convention Center & Hotel Sustainability Living Lab, un laboratorio vivo de innovación en el campo de la energía, residuos y agua; el District Heating of Biomasa del Balneario de Mondariz y la instalación de eficiencia energética del Hotel Spa A Quinta da Auga en Santiago de Compostela.

En este evento en donde sostenibilidad y tecnología fueron de la mano, se constató también la necesidad de una concienciación por los propietarios de establecimientos hoteleros de una gestión hotelera profesionalizada a través del aprovechamiento de todas las ventajas que ofrece la transformación digital, sobre todo porque este sector es un ejemplo perfecto en donde el usuario final reclama este cambio.

16 Noviembre, 2016

Socialweekend A Coruña

Todas aquellas personas que nos seguís sabéis que intheMOVE es una gran defensora del emprendimiento y la innovación social. Participamos en todas aquellas iniciativas que buscan promocionar este nuevo modelo de generación de negocios alternativos que busquen solucionar una problemática social y/o ambiental.

De hecho, tanto Pilar Casals como yo misma, Noelia López, nos identificamos como emprendedoras sociales. Si bien es cierto que somos más jóvenes de la “emprendedora social española tipo” identificada en el informe “Ecosistema de mujeres emprendedoras sociales en España”, publicado por el Instituto de Innovación Social de ESADE, y que corresponde a una mujer de 40 años de edad; sí que nos identificamos con la motivación señalada por el 81% de las mujeres encuestadas en el informe y que no es otra que conseguir impacto social.

Por todo ello, no podíamos dejar pasar la oportunidad de participar en el Socialweekend A Coruña que se celebrará el fin de semana del 25 al 27 de noviembre. Socialweekend es un evento de un fin de semana donde de manera colaborativa apoyaremos a proyectos que resuelvan retos sociales y ayudaremos a hacerlos económicamente sostenibles.

logo-socialweekend_horiz_negro

Pilar Casals será una de las mentoras del evento, que consistirá en:

  1. Una presentación de todas las ideas (anímate a presentar la tuya, no hay límite de poco o muy desarrollada!), se votarán y se formarán los equipos de trabajo.
  2. De sábado a domingo a mediodía los participantes desarrollarán las ideas con la ayuda de mentores y con varias charlas de formación.
  3. El domingo a partir de las 16:30h el jurado deberá valorar las ideas finalistas que se han trabajado durante todo el fin de semana.

Socialweekend está abierto tanto a emprendedores sociales que quieren lanzar un proyecto, como a profesionales del ámbito social en busca de inspiración y aprendizaje o entidades que luchan contra los problemas sociales. Anímate y:

  1. Vente con una idea (poco, mucho o nada desarrollada) y reúne un fantástico equipo para trabajar sobre ella.
  2. Vente sin idea para aprender mucho al unirte a otro equipo de trabajo.
  3. Ven sí o sí para rodearte de la gente más motivada y con ganas de cambiar las cosas…

Habrá muchos premios en especie como coworking, formación, servidores web,etc

Tenéis toda la información y ya os podéis registrar a través de este enlace.

 

11 Noviembre, 2016

Cada vez es más necesaria una educación ambiental urbana

David Alba, es Doctor en Educación Ambiental por la Universidad Autónoma de Madrid (2016), miembro de Transitando: Ecología y Educación para una Ciudad Sostenible y colaborador del Laboratorio de Socioecosistemas del Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), donde participó en el proyecto University Educators for Sustainable Development (UE4SD) Erasmus Network.

David-Alba

David ha presentado recientemente su tesis doctoral sobre indicadores de evaluación de la contribución de las universidades españolas a la sostenibilidad, en el marco del programa de doctorado en educación ambiental, aunque sus líneas de investigación se relacionan también con la ecología urbana y la sostenibilidad local, especialmente en procesos educativos y participativos. Ha trabajado como coordinador de la Oficina ECOCAMPUS, oficina de gestión y educación ambiental de la UAM, como técnico de programas en la unidad de evaluación del profesorado universitario de la Agencia Nacional para la Evaluación de la Calidad y la Acreditación, ANECA, y como técnico de proyectos en la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, CRUE.

David, con este bagaje profesional vinculado a la universidad, ¿cuál es tu opinión sobre el estado de la sostenibilidad en las universidades?

Habría que empezar por definir sostenibilidad, pues ahora se oye mucho esta palabra para hablar de viabilidad económica, que aunque es importante no es lo que nos ocupa. A mí me gusta hablar de la contribución de la universidad a la sostenibilidad, pues de lo que se trata es de que la universidad reduzca los problemas de insostenibilidad que nuestra sociedad padece. Y eso lo tiene que hacer principalmente generando ciudadanos responsables con el medio ambiente y con el resto de problemas sociales; también transfiriendo paradigmas y tecnologías que no ahonden en la insostenibilidad y, por supuesto, reduciendo su impacto ambiental en el entorno.

¿Has constatado una evolución en la última década, o consideras que factores como los recortes económicos que han sufrido las universidades han frenado el avance de la integración de la sostenibilidad en todas las dimensiones universitarias?

En cuanto a los programas que las universidades han puesto en práctica para reducir su impacto ambiental ha habido una clara reducción de recursos: las oficinas o servicios encargados han visto reducido tanto su personal como sus presupuestos. Sin embargo, se aprecia una mayor atención a aspectos de gestión que suponen un ahorro claro e inmediato a las arcas universitarias, principalmente relacionados con la eficiencia energética y, en menor medida, con la producción renovable de energía. Otras acciones están más o menos consolidadas como la gestión de residuos o la movilidad, aunque no por ello no precisen de recursos… sobre todo en cuanto a las campañas educativas que son, al fin y al cabo, las claves para el éxito. Si no se trabajan los valores, actitudes y hábitos de los universitarios, por mucho que tengamos muchos contenedores o transportes colectivos eficientes, éstos no se usarán. En este sentido, sigue existiendo una frontera difícil de superar para las actuaciones de sostenibilidad universitaria, y es su incorporación a la docencia y la investigación. Y no sólo para los que estudian ciencias ambientales o investigan en tecnologías ambientales, para todos los universitarios, en especial, aquellos que generan el actual modelo de insostenibilidad.

Recientemente ha finalizado el proyecto University Educators for Sustainable Development (UE4SD), en donde han participado 53 entidades universitarias de todas Europa y donde tú coordinabas a las universidades del Sur de Europa. ¿Podrías comentarnos brevemente cuáles son los principales resultados obtenidos?

Cuando trabajaba en la Oficina ECOCAMPUS de la UAM teníamos como principales destinatarios de nuestras actividades a los estudiantes. Sin embargo, la comunidad universitaria la conforman también el profesorado y el personal de administración y servicios, incluidos los externos. Poco podíamos trabajar sobre todo con los primeros, cuando el profesorado es el principal agente de cambio universitario en temas ambientales: está al cargo de la docencia, de la investigación y también al frente de la institución como tal. Ese gap es el que el proyecto UE4SD ha intentado atajar: mejorar las competencias en educación para la sostenibilidad del personal docente e investigador. Para ello, durante tres años, hemos hecho un breve diagnóstico de la situación de estos temas en las universidades europeas y hemos desarrollado recursos para que faciliten la adquisición del profesorado de esas competencias en sostenibilidad: un catálogo de buenas prácticas, una plataforma online de recursos y hemos dirigido una experiencia piloto de un programa de acompañamiento a las otras cuatro universidades españolas del proyecto (Autónoma de Barcelona, Girona, País Vasco y Granada) llamado Academy en el que estas universidades han diseñado un programa de cambio institucional en sus universidades que mejore no sólo el desempeño de sus profesores relacionado con la sostenibilidad sino también que reduzcan el impacto en el medio.

 ¿Cuáles serían tus recomendaciones dirigidas a las educadoras y educadores en materia de sostenibilidad?

La verdad es que la imagen de educador o educadora ambiental ha cambiado mucho, ya no sólo se trabaja en el medio natural y con población escolar. Cada vez se entiende que los problemas que viven los entornos naturales provienen de las actuaciones en el medio urbano y rural, en definitiva, humanizado. No nos podemos conformar con educar en la naturaleza si luego volvemos a nuestras ciudades y seguimos con este estilo de vida basado en el consumo de recursos sin sentido y la exportación de los residuos y contaminantes a otros espacios. Como defendimos hace tiempo en nuestro blog en la revista Ciudad Sostenible, es necesaria cada vez más una educación ambiental urbana.

En la actualidad formas parte del colectivo Transitando. ¿Podrías hablarnos de vuestros principales proyectos?

Venimos de trabajar en el diseño y desarrollo del plan de formación de la Estrategia Españolas de Sostenibilidad Urbana y Local, por el que hemos desarrollado una quincena de cursos sobre esta temática y estamos en pleno proceso de revisión de nuestras actividades educativas, que siguen siendo nuestra apuesta principal. Pero también, mantenemos el trabajo de investigación y estudio aplicado, tratando de incorporar la visión socioecológica tanto en las políticas como en el análisis de las mismas. Estamos trabajando en un estudio para el Ayuntamiento de Madrid sobre una propuesta metodológica de evaluación del impacto ambiental de las políticas municipales y participamos en el Informe de Políticas Locales de los grandes municipios de la Comunidad de Madrid del Instituto de Derecho Local de la UAM.  

El próximo día 17 de noviembre participas en las jornadas de Diversidad y Diseño Urbano ‘A Coruña + Natural’, ¿cuáles crees que deben ser las principales líneas a seguir en la redefinición urbanística de las ciudades

Es muy interesante esta visión de naturalizar la ciudad que algunos equipos municipales, como el de A Coruña o Madrid, están teniendo. Se trata de entender la ciudad desde el punto de vista socioecológico, asumiendo que es un ecosistema más, que está en contacto con el resto de ecosistemas, pero que tiene grandes peculiaridades por la importancia en él de una especie, la humana, y por la dependencia que tiene de los ecosistemas naturales. Esa dependencia puede ser relativamente menor si el ecosistema urbano intenta seguir las reglas que rigen a los naturales: siendo más eficientes y autosuficientes en el consumo de recursos, minimizando el de los combustibles fósiles; generando procesos cíclicos y no flujos lineales como el que supone exportar los residuos a otros espacios; facilitando, en vez de impedir, que se desarrollen los servicios ecosistémicos, como la regulación de la temperatura gracias al arbolado o a los espacios con agua; haciendo una ciudad más habitable para los ciudadanos, y no para los coches, que es la otra especie predominante de nuestras ciudades, que podemos considerar como una especie invasora.

¡Muchas gracias David por tus palabras! Animamos a todas aquellas personas que viven y/o trabajan en A Coruña que pasen por el Kiosco Alfonso a partir de las 10.30 a escuchar a David Alba.